Sanchez Millar - Creadores de recuerdos
Sanchez Millar - Creadores de recuerdos

Una vez que cierren los detalles más importantes de la decoración, y ya hayan pasados los momentos difíciles, como la elección del vestido de novia, o decidirse entre cientos de modelos de tarjetas de casamiento, lo único que queda es relajarse y disfrutar de tan bello momento. Aunque queda un detalle: el primer baile como matrimonio. A muchos puede ponerlos nerviosos, por diversos motivos. Este artículo los ayudará a sortear ese momento con mucha gracia, tal como lo hicieron con la torta de casamiento.

Hay novios y novias que son muy buenos bailarines, y para ellos este momento se dará casi de manera natural. Para otras parejas puede tornarse un poco más complicado, pero para nada imposible. Vean cuáles son algunas de las maneras de pasar ese momento de la mejor manera, siguiendo su propio estilo y personalidad.

Tomar clases para adquirir más seguridad y confianza

Salón Monet
Salón Monet

Si sienten que el baile no es definitivamente lo suyo, pero quieren que el primer baile como pareja sea un momento icónico, no duden en tomar clases. Existen institutos de danza que brindan clases personalizadas especialmente para casamientos. Esto les ayudará a sentirse más seguros y quitarse los miedos.

¿Bailamos un vals?

Fotopía
Fotopía

Si quieren seguir la tradición, seguramente se inclinarán por bailar un popular vals, el clásico de muchísimos casamientos. Si bien no es difícil, escuchen el tema elegido días antes, para que memoricen el ritmo y les mucho más fácil seguirlo. Vos como novia, en los posible, practicá el día antes con tu vestido de novia con encaje, para evitar tropezarte y saber de antemano cómo te sentís bailando en él.

Alternativas a lo clásico

Florencia Saurina Fotografía
Florencia Saurina Fotografía

Si el ritmo del vals no es lo suyo, ¡no hay problema! Pueden elegir otro tipo de canción lenta que los identifique como pareja. Quizás pueda ser esa que sonaba cuando se dieron el primer beso, o cuando se comprometieron. Lo importante es que los movilice y emocione, así transmitirán esa energía al resto de sus invitados.

Con coreografía incluida

Dos Clavos
Dos Clavos

¿Por qué no reconstruir el baile que hacen los protagonistas en “Dirty Dancing”, con la hermosa canción “The Time of My Life”? Ese ejemplo, o de cualquier película que les agrade, sacará más de una sonrisa a sus invitados, inclusive más que las que mostrarán cuando reciban sus souvenirs originales o cuando prueben la exquisita torta de casamiento sencilla que ustedes eligieron con tanta dedicación.

Invitar a sus amigos a participar

JuanR
JuanR

Si no se animan a bailar los dos solos, bajo la mirada de todos sus amigos y familiares, una buena manera de distender la situación es que inviten a varios amigos, pautados de antemano, para que también sean parte de su primer baile como recién casados. Pueden bailar un tema lento y romántico, o arriesgarse por un ritmo movido, al estilo “Thriller” de Michael Jackson.

Para parejas arriesgadas

Sanchez Millar - Creadores de recuerdos
Sanchez Millar - Creadores de recuerdos

¿El vals no es lo suyo y quieren algo mucho más movido? ¡Esta es su oportunidad de mostrar lo bien que se mueven sus cuerpos! Elijan una canción que haga que más de uno quiera salirse de sus asientos, como una salsa, un merengue ¡o hasta un hip hop! Sus invitados quedarán encantados, y sin duda se sumarán para comenzar el festejo con todo.

Vestuario cómodo y acorde

Marisol Artigas Eventos
Marisol Artigas Eventos

Sobre todo para las novias, y si van a hacer una coreografía movida, lo preferible será que opten por un cambio de vestuario para estar más cómodas. Como segunda opción, podés lucir un vestido de novia corto, y hasta ponerte zapatillas. ¡Todo sea por deslumbrar bailando!

Siguiendo estos consejos, y poniendo lo mejor de su creatividad y personalidad, seguramente su primer baile será inolvidable, tal como serán los trajes y vestidos de fiesta de sus invitados o los increíbles souvenirs de casamiento económicos que lograron hacer con apenas unos pesos. Se trata, ni más ni menos, que de disfrutar en todo momento.