Pablo David Luna
Pablo David Luna

Tener un segundo o tercer matrimonio es igual de especial que tener uno solo, porque uno apuesta todo a esa persona especial. Y el hecho de casarse más de una vez no quiere decir que hay que hacer un festejo recatado: se puede lucir un gran vestido de novia blanco, invitar a todos con unas tarjetas de casamiento especiales y repartir souvenirs originales. Elegir un festejo íntimo o más masivo es muy personal y cualquiera de las opciones es válida.

Darse una segunda oportunidad

Por fortuna, casarse por segunda vez, tercera o cuarta vez ya no tiene el mismo tabú en la sociedad. Y está muy bien, porque que una pareja no funcione no quiere decir que ambos deban perder la oportunidad de seguir amando.

Por eso, apostar a una nueva pareja y elegir seguir casándose es una decisión muy valiente, que merece ser festejada como tal. La buena noticia es que un segundo matrimonio puede ser festejado con la misma intensidad que el primero, y tener una fiesta que tire "la casa por la ventana": souvenirs de casamiento en porcelana fría, el cotillón carioca, una gran torta de casamiento original, y por supuesto, una vestimenta de ensueño.

Puro Estilo
Puro Estilo

¿Qué tipo de ceremonia se puede realizar?

La religión católica no permite que una persona se case dos veces por iglesia, por lo tanto, quienes profesen esta fe no podrán hacerlo allí, pero se puede optar tranquilamente por una ceremonia simbólica. No obstante, un sacerdote puede darles una bendición, lo que sí es compatible con la fe cristiana.

Entre las ceremonias simbólicas más habituales se encuentran la ceremonia de la rosa, de la arena, de las luces o de intercambio de collares. ¡Cada una tiene su significado especial! Y por supuesto, la puede hacer cualquier pareja.

Festejo íntimo versus festejo a lo grande

Antes se solía pensar que las segundas o terceras nupcias debían ser algo más tranquilo y que, como no se pasaba por la iglesia, no había que realizar un gran festejo. Por fortuna, esas ideas ya van quedando atrás y hoy una pareja casada por segunda vez puede hacer el festejo que quiera.

Si desean algo muy pequeño, solo con familiares y amigos cercanos, pueden hacer simplemente un almuerzo tranquilo al aire libre. Pero también pueden tener la fiesta del año: vos con un vestido de novia en encaje, él con esmoquin, un gran salón decorado y DJ para asegurar festejo toda la noche.

La vestimenta: ¿puede ser igual de elegante?

Otra de las ideas que suele rondar respecto de segundas nupcias es que ya no se puede usar un gran vestido de novia 2020 blanco y que este debe ser reemplazado por algo más formal y menos ostentoso. Estas ideas ya no tienen validez, y cada pareja puede usar el look que desee. Si querés un vestido corte princesa, no hay nada que te lo impida. Lo mismo aplica para el hombre y su deseo de usar un traje elegante. El objetivo es celebrar el amor: la forma, la deciden ustedes.

Aprovechar la experiencia para mejorar

El haber pasado ya por un casamiento les da la posibilidad de revisar aquello que sucedió en el pasado y hacerlo mejor en el presente. Esto quiere decir que haber vivido ya la experiencia de tener una gran fiesta o un festejo íntimo les ayudará a saber qué es lo que quieren para esta nueva oportunidad, según cómo se sintieron aquella vez. Lo importante es que no se sientan limitados en ningún aspecto, no sientan que algo “está mal” solo por ser un segundo matrimonio. Quienes los quieran, estarán dispuestos a festejar como ustedes lo deseen.

Para segundas o terceras nupcias, los invitamos a seguir recorriendo nuestro portal, para encontrar todo lo necesario para su boda: tipos de torta de casamiento, modelos de vestidos, peinados de novia, tendencias en decoración, invitaciones de bodas y todo lo necesario para poder tener un festejo como se merecen.