Sebastian Shikari

Tanto la combinación de colores como el uso de un color predominante para la decoración de la boda requiere una observación detallada de todos los elementos decorativos y no decorativos que estarán presentes el día de la boda. Si buscás un resultado completo, además, deberás tener en cuenta los colores de otros elementos como son: los complementos del peinado de novia, los accesorios del vestido, las tonalidades de los modelos de tarjetas de casamiento o, incluso, de los souvenirs de casamiento. ¿Demasiadas cosas? No te preocupés. Tomá nota de estos consejos que tenemos para vos.

Observá detenidamente los colores del lugar

Atanes Taveira

Esto es como la base de maquillaje que usás: hay una perfecta para tu tono de piel. Con los colores del lugar ocurre lo mismo. Inevitablemente tienen mucho que ver tanto el estilo de la boda que elijas como los colores del lugar del casamiento. Si tenés una idea muy clara de cómo querés decorar tu casamiento, es importante que te fijes primero en los colores que vienen de base en el lugar. Si, por el contrario, no lo tenés claro, entonces observá bien las tonalidades de base que rodean todo el lugar para poder combinarlas con los colores que más te gusten.

La importancia de la estación del año

Ali Alonso Fotografía

Además de si hará frío o calor para saber si ponerte un vestido de novia corto, las estaciones del año combinan mejor o peor con determinados colores dependiendo de razones generales: el clima, la vegetación del entorno, la luz del sol, las abundancia o la escasez de nubes, el color de las hojas o las ramas desnudas de los árboles, los colores de las flores o los tonos de las plantas. Así, los colores más llamativos y fuertes combinan con el verano y los tonos pasteles con la primavera, mientras que los colores eléctricos son perfectos para el invierno y la combinación de tonalidades claras y oscuras para el otoño.

Colores para un lugar al aire libre

Marcelo Dimenna

Depende del efecto que quieras lograr, deberás combinar unos colores con otros, de la misma manera que ocurre con los ingredientes de las tortas de casamiento originales para tus invitados.
Los más favorecedores para decorar un exterior alegre y energético son los colores vivos e intensos: rojo, anaranjado, rosa, violeta, verde o amarillo. Estos son los mejores para captar la atención de tus invitados y comunicarles felicidad, entusiasmo, vivacidad o diversión con colores vibrantes y fuertes.

Si, por el contrario, querés comunicar sosiego, serenidad, calma o relajación, entonces deberás utilizar colores aguados o un color fuerte y combinarlo con base blanca, por ejemplo: tonos de azul como el celeste, el verde esmeralda, el beige o el morado.

Colores para un lugar interior

La formalidad y la elegancia de una decoración interior se consigue con la mezcla de colores oscuros y claros combinados con base oscura, como el negro o gris, o con base blanca o gris perla. Tanto los tonos como el plateado o el dorado como los tonos pardos, ocres, castaños y caobas con base clara, son ideales para un interior distinguido. Pero si querés conseguir un ambiente más alegre y romántico, apostá por los tonos pasteles combinados con colores claros si querés aumentar la luminosidad del lugar, o con bases oscuras, si lo que deseás es realzar el contraste y crear un efecto más profundo.

Tené en cuenta los elementos decorativos

Cummins Producciones

Para una excelente armonía de colores en el casamiento es importante todos los elementos decorativos de la boda vayan acorde a los colores que rodean el lugar. Desde las mesas, sillas, lámparas o luces colgantes, flores y plantas, cuadros y pizarras hasta vajilla y cubertería. Si hay un color que predomina notablemente en tu casamiento, podés hacer presencia de él, además, en tu propio peinado recogido o en tu delicado y precioso vestido de novia con encaje.

Ante todo debés ser fiel a tu estilo y respetar tus gustos y los de tu pareja. Ambos deben estar de acuerdo con los colores y tonalidades que elijan, tanto si desean combinar los colores de las tortas de casamiento como de los elementos decorativos o de todas las invitaciones de boda.