Que las mesas incorporen elementos naturales con carácter otoñal les da un marco muy especial a las bodas. El otoño se reduce a unos colores en particular, como ocres, amarillos, naranjas, rojos y ciruelas, y todos ellos se vinculan con la naturaleza a pleno. Por tanto, es frecuente que estos centros de mesa estén pensados en función de esos colores y los elementos que se manifiestan en la naturaleza para dar con una paleta cálida de otoño.

1. Arreglos sencillos de hojas

Los colores del otoño que transforman los paisajes y los árboles se pueden trasladar a los centros de mesa, en arreglos sencillos de ramas cubiertas de hojas otoñales. Solo es necesario un envase de vidrio alto para contener las ramas que se pueden teñir o usar naturales. Otra opción es decorarlas con flores de papel.

2. Minicalabazas

Se pueden utilizar vaciadas, como contenedores de ramos de flores otoñales, o dispuestas a lo largo de una mesa rectangular rústica, acompañadas de hojas de eucalipto, piñas, o frutas como manzanas y peras. Es ideal para un casamiento campestre o bohemio.

3. Calabazas y hortensias

Esta combinación resulta una de las más cautivadoras para bodas. Las hortensias son flores versátiles que se adaptan a cualquier tipo de decoración. Desde rosas, azules y violáceas, son tan exuberantes como versátiles para cualquier estilo de casamiento.

4. Piñas, hojas y velas

En una bandeja redonda o una caja de madera coloquen velones en envases de vidrio, rodeados de piñas, hojas otoñales y bayas o minicalabazas y margaritas de otoño para crear una imagen descontracturada, con elementos que desborden un poco los límites del envase y caigan naturalmente.

5. Botellas recicladas

Reutilicen botellas de vidrio, pintadas con colores naranjas, amarillos o terrosos, y agreguen ramilletes de hojas y bayas o arreglos secos. Pueden darles terminaciones en el cuello de la botella con un lazo de yute o hilo rústico.

6. Espigas de trigo

Los ramilletes de trigo decoran muy bien y pueden combinarlos con flores que aporten color o disponerlos solos como detalles minimalistas alrededor de un portavelas. Vinculado con el campo, las decoraciones con trigo son perfectas para bodas bucólicas o rústicas.

7. Velas flotantes

Hay infinitas ideas para rellenar los vasos antes de colocar la vela flotante. Por ejemplo, diferentes capas de legumbres, jugando con los colores; hierbas frescas, rodajas de naranja y bayas; medios limones o cáscaras de cítricos y ramas de canela, y completar con agua. Por último, una vela flotante. Pueden agregar algunas gotas de aceite esencial.

8. Coronas rústicas

Recojan algunas ramas de árboles secas pero que aún sean flexibles para armar una base para coronas. Se pueden colocar en la mesa y decorar con toda clase de elementos naturales y mezcla de texturas, acordes con la estación y los colores que vienen aparejados, como naranjas, amarillos, ocres, rojos, dorados.

9. Flores de otoño

A la hora de vestir las mesas con flores y arreglos naturales en época de otoño, se incorporan varias especies silvestres y bayas, margaritas, gomphrenas, hierba de las pampas, crisantemos, alelíes, coquetas, caléndulas, lavanda. El olivo es otro protagonista de casamientos de otoño en decoración y accesorios.

Tanto si se casan en un espacio con vegetación como en un salón de ciudad, los centros de mesa tendrán detalles de la naturaleza, como ramas, frutos secos y hojas otoñales, combinados con la luz de velas románticas, alguna vajilla antigua, tapetes y elementos de fibras naturales.