Adamchuk Yonathan
Adamchuk Yonathan

Para comenzar a materializar la idea del traje perfecto para el novio, nos encontramos ante la posibilidad de elegir entre varios estilos. Hoy dejamos de centrarnos en la novia y su ajuar, el vestido de novia y los zapatos, la torta de casamiento, los regalos y souvenirs originales para los invitados, y nos dedicamos al novio, que cada vez destina más tiempo a su imagen nupcial y está atento a los detalles.

1. Chaqué o semichaqué

Taglio
Taglio

Es la prenda que los novios más formales eligen para una boda de día, ideal para acompañar un vestido de novia para civil elegante y sobrio. El corte ancho de los pantalones de otras épocas da lugar a un modelo slim fit regular de rayas verticales. El gris marengo es un clásico y el color azul no falla nunca pero se ven muchos diseños de colores y texturas que amplían el campo de elección de los novios.

Los faldones de la levita también tienden a acortarse un poco, un formato semichaqué más ajustado. Acompaña un chaleco, plastrón de seda en tonos azules o grises o una corbata de nudo ancho y una flor en la solapa. En este caso, si el novio viste chaqué, el padrino y los testigos también deberán lucirlo.

2. Traje semilevita

Scribano 1966
Scribano 1966

Este diseño está pensado especialmente para novios, tanto para bodas de día como de noche. La diferencia radica en la americana, que es un poco más larga que la de un traje común. Los colores tostados o azules se recomiendan para horarios diurnos y para bodas de tarde el negro o gris plomo son los colores preferidos.

Se pone énfasis en el largo de la chaqueta y se destacan los complementos como la corbata. El diseño de la levita viene inspirado en el clásico chaqué pero algo más corto, que brinda un estilismo sin igual. El traje semilevita es muy buen compañero de un vestido de novia corto.

3. Traje clásico

Allure Men
Allure Men

Siempre elegante, resulta una de las opciones más elegidas. La chaqueta sobresale por su diseño, color o textura. El corte es ajustado y los complementos se combinan para sacar lo mejor de cada novio. Hay opciones para los hombres clásicos en todas las tonalidades de azules y grises y para aquellos que quieren pisar un poco más allá y sentirse audaces y modernos, la gama de colores y motivos va en sintonía con los diferentes escenarios, más rústicos o más bohemios, y con un carácter más desenfadado.

También se pueden combinar los tejidos y los complementos. Por ejemplo, pantalones rayados y chaqueta lisa, o texturas estampadas o a cuadros, camisa de color, moño, pañuelo. Los chalecos no escapan a la atención de los novios. Son complementos que dan el tono personal en un traje de tres piezas y pueden ser cruzados, lisos, con motivos, a cuadros.

4. Esmoquin

Scribano 1966
Scribano 1966

El esmoquin va ganando terreno en las bodas de ceremonial riguroso. Incluso ha reemplazado el frac en las bodas de etiqueta con vestidos de fiesta largos. Los novios apuestan por las confecciones más románticas, y el esmoquin negro o azul-negro no pasa de moda, pero por otro lado se incorporan las combinaciones de blanco y negro o cambios en los bolsillos o en el corte.

El esmoquin ya no se ajusta a horarios definidos o eventos en particular. Toma un carácter más universal y se aplica perfectamente para todas las bodas. La tendencia es buscar los elementos diferenciadores que hagan de cada traje una pieza única y exclusiva. No olviden indicar el dress code en las tarjetas de casamiento originales.

Sin dudas, cada novio apuesta por la calidad del vestuario, buenas terminaciones y colores intensos. Hablando de vestuario, también deben pensar en el dress code de las chicas, si vestidos de fiesta de noche y peinados recogidos o tonos más informales y vestidos casuales. ¡Todo va tomando forma!