Pablo Macaro Fotografía

Elegir el modelo de vestido de novia resulta uno de los pasos más sensibles para las novias. Ante tantas propuestas que muestra el mercado, no solo debés considerar las últimas tendencias, sino también el aspecto físico, el lugar de la celebración, el tipo de boda y el peinado de novia. Los diseños son tantos que pueden abrumarte como la elección de las tarjetas de casamiento originales. Te dejamos 5 preguntas básicas para resolver todas tus dudas.

1. Blanco o color

MVZ Livre

El blanco radiante de los vestidos de novia cobró fuerza a partir de la boda de la reina Victoria en el siglo XIX y el siglo XX marcó la popularidad del blanco en la moda nupcial, que se asocia con la pureza y la inocencia. Hoy en día se ha perdido ese sentido aunque muchas parejas más tradicionales sigan prefiriendo el blanco, con diferentes tonalidades, más brillantes o más pálidas.

Para salirse un poco de lo convencional, algunas novias prefieren buscar los tejidos de color o con ciertos matices claros o vibrantes sobre el blanco. Las variantes abarcan: durazno, manteca, verde pálido, color plata, salmón, rosa, azules, incluso los motivos estampados o los colores más fuertes como el rojo o el amarillo. El vestido de novia de color habla por la novia que quiere destacarse.

2. Largo o corto

54 Fotografía

Apostar por un estilo largo o por un vestido de novia corto se puede basar en varios argumentos. Desde el tipo de celebración, el entorno y la época del año, si te interesa estilizar la figura, si los largos no van con vos, si los cortos favorecen tus piernas, si sos una novia tradicional o menos convencional, lo cierto es que el día de la boda es único y las novias quieren lucir hermosas y radiantes.

Los vestidos largos tienen la propiedad de estilizar y favorecer las figuras femeninas. Si la ceremonia civil transcurre en un jardín y luego pasan a la celebración, quizá un vestido de novia para civil, bonito y corto, sea la mejor elección. Los cortes se adaptan a los modelos cortos, así que podés encontrar un vestido de corte princesa a media pierna con falda desmontable y sentirte bellamente cómoda.

3. Sirena o princesa

Bumerang Lab

Son muchas las variedades que podés explorar para encontrar el modelo de vestido de novia 2019 que se adapte a tu línea. Así, la elección de un tipo de corte pasa principalmente por el formato de la silueta, tratando de definir un diseño que se acerque más a tu look personal. Lo más importante es sentirte cómoda con la prenda elegida. Pero no solo de estilos se trata.

Elegir el corte adecuado ayuda a resaltar o disimular aquellas partes del cuerpo que desees. Por ejemplo, el corte sirena, muy sensual y elegante, es un diseño bastante ceñido con un amplio vuelo a partir de las rodillas. El vestido corte princesa viene entallado hasta la cintura, desde donde cae la falda con gran volumen. Ambos ejemplos son perfectos para mujeres con hombros más anchos. De esta forma, debés analizar qué efectos quisieras lograr.

4. Escote o espalda pronunciados

Mixta

El escote adecuado resalta la belleza del vestido. Para ello, debés tener en cuenta el tamaño y la forma del busto, la profundidad del escote y, de nuevo, si te sentís cómoda con el diseño. Los vestidos de novia más sencillos hechizan con escotes corazón o palabra de honor. Y las espaldas trabajadas que estilizan la silueta son un clásico de la moda nupcial que no falta en los catálogos de los diferentes diseñadores.

Los modelos con la espalda al descubierto son muy demandados hoy en día. Son signo de seducción para novias muy seguras de su porte. El efecto tatuaje es de los preferidos por las novias más románticas y las espaldas más pronunciadas dan un efecto sensual sin igual muy buscado por todas las novias, clásicas o más atrevidas.

5. Vestido comprado o hecho a medida

54 Fotografía

Las casas de novia ofrecen una variedad de vestidos muy amplia para que puedas elegir el corte y el estilo que mejor le siente a tu silueta. Entre las opciones vas a encontrar vestidos de novia sencillos y económicos o prendas de alta costura. De todas maneras, el precio también se decanta del trabajo aplicado y de los tejidos utilizados. Un punto por considerar es si la tienda ofrece servicio de ajustes.

Un vestido hecho a medida se acerca más a la idea de vestido de novia soñado. Los factores como la calidad del producto, la forma de trabajo del diseñador y sus referencias son puntos significativos para encargar la confección, que puede llevar algunos meses de producción y varias pruebas para alcanzar los resultados buscados. Todo esto se traduce en un diseño más costoso que la opción anterior.

Sin importar el largo del vestido de novia o el corte, lo más importante es imprimirle tu look personal y sentirte cómoda. Una variante para novias con espíritu ecologista o para un presupuesto más acotado es renovar un vestido de novia usado, el de tu mamá o de alguna amiga. Ellas, felices.