Pogo Eventos
Pogo Eventos

Apostar por el alquiler del vestido de novia es una idea en expansión que las mujeres adoptan con mayor confianza cada vez. Dentro de los preparativos de la boda, el vestido de novia es un factor que incide directamente en el presupuesto y surge el dilema de si alquilar o comprar. El catálogo de vestidos de alquiler de una tienda especializada puede ser muy amplio, como ocurre con los vestidos de fiesta. Conocé esta nueva alternativa que te brinda calidad 100%.

1. Una nueva tendencia

Ima Sumac Producciones
Ima Sumac Producciones

En los tiempos actuales el alquiler de vestidos de novia o prendas elegantes para fiestas tiende a tomarse con más naturalidad. Las novias pueden lucir hermosos diseños de forma más accesible y no dejar de lado un sueño por los costos que implica comprar un vestido nuevo. Muchas novias también calculan el impacto que puede llegar a producir la compra en un presupuesto de boda más acotado, entonces esta solución les resulta muy favorable.

2. Todos los estilos

Flor Kaiser Fotografía
Flor Kaiser Fotografía

Si ya revisaste catálogos y visitaste casas de novia, vas a tener una idea más cabal de cuáles son los diseños de moda, los cortes que se imponen en tus firmas preferidas y los modelos vintage o boho más empoderados. La mayoría de las casas nupciales no se limitan solo la venta, sino que ofrecen también el alquiler de vestidos de novia, con asesoramiento y arreglos de costura tal como si compraras la prenda.

3. Opción sostenible

Studio Des Reves
Studio Des Reves

La mano de obra puesta en un vestido de novia con encaje trabajado y los costos de materiales se reaprovechan mucho más en el tiempo. Más novias pueden disfrutarlo y sacarle todos los momentos felices con fotos que van a atesorar en sus álbumes de casamiento. No será necesario buscar un lugar para guardar el vestido sin que se ponga amarillento ni esperar años para traspasarlo a una hija u otro familiar, más aún cuando las casas tienen poco espacio.

4. Tipos de alquiler

El formato más habitual es alquilar un vestido de novia usado, es decir que ya lo han lucido algunas novias. Son vestidos cedidos para alquiler o prendas propias de las diferentes firmas que se elaboran con ese objetivo. La segunda forma es alquilar un diseño de primera postura que la novia afortunada puede estrenar a un precio mucho menor que un modelo nuevo. Esta segunda opción es un poco más cara.

5. ¿Cómo funciona?

Leo Furió
Leo Furió

Cada emprendimiento tiene su modalidad de gestión. Ya mencionamos que podés descubrir un diseño que te enamore en las casas de novia tradicionales. Otras casas pueden dedicarse solo al alquiler y suman distintos modelos para ofrecer un amplio abanico. Otro modo surge de las redes comunitarias compuestas por chicas que ceden sus vestidos para alquilar y amortizan así los gastos de su propia boda. Si lo pensaste, lo mismo puede aplicarse al vestido de novia para civil.

6. De segunda mano

El alquiler y la compra de segunda mano son opciones igual de valederas para novias ahorrativas. Sin embargo, en la casa de alquiler te aseguran el buen estado de la prenda, mientras que una compra de segunda mano podría requerir mayor inversión en arreglos, sobre todo en la parte baja y en la botonadura, por lo cual te recomendamos que lo revises cuidadosamente.

7. Pasos para alquilar

Ou Clock
Ou Clock

Una vez que te hayas decidido por el alquiler, deberás iniciar la búsqueda por lo menos tres meses antes para comenzar a probarte varios modelos hasta que encuentres el que te guste. Es recomendable buscar un sitio de confianza o una empresa especializada que ofrezca calidad 100%. Podés solicitar asesoramiento, y mejor aún, una cita previa para que el personal esté disponible para responder todas tus dudas. El tiempo de las pruebas es importante porque te asegura comodidad con la prenda luego en el momento de la verdad.

8. El contrato

Antonella Natalicchio Fotografía

Si ya elegiste tu vestido, te recomendamos revisarlo palmo a palmo para evitar encontrarte con sorpresas posteriores. Luego se hace la reserva formal del vestido y se firma el contrato. Muchas tiendas pueden ofrecerte un seguro por riesgo de roturas o manchas que pueda sufrir la prenda, y es aconsejable tomarlo. Por último, si es necesario, tendrás que hacer los arreglos de costura para que se ajuste a tu silueta.

Cuando los vestidos ya han pasado por algunos usos, las tiendas suelen moverlos a venta de outlet, y es otra forma de conseguir un vestido de novia sencillo y económico. Sumergite aún más en el mundo de las nupcias y conocé sobre la tradición del color blanco del vestido de novia.