Juan Plana Fotografía
Juan Plana Fotografía

Ninguna novia debería renunciar a su sueño. Sin embargo, a medida que se va armando el presupuesto de la boda, algunos conceptos se llevan una partida grande. Es el caso del vestido de novia. Sin dejar de favorecer otros elementos como el catering, la torta de casamiento, la decoración y los souvenirs originales, las novias que quieran optar por un vestido usado tienen un amplio abanico de oportunidades que les permiten estar igual de radiantes. Una nueva tendencia para conocer.

1. Una idea que se expande

Ya no se trata solo de tener el último diseño en vestidos de novia 2019 o confeccionar uno a medida. Otros conceptos como el reaprovechamiento de recursos o una alternativa sostenible valen tanto como un vestido nuevo. Las novias actuales tienen en mira destinar algo más del presupuesto a otros conceptos de la boda o ideas para viajar en pareja que a lo que puede costar hoy en día un vestido de novia nuevo, que luego tal vez se guarde en una caja sin otra utilidad.

Consu Juncosa
Consu Juncosa

2. ¿Renunciamos al vestido de novia?

Al momento de ir probándote vestidos de novia y sopesar la idea de alquilar un modelo usado, probablemente te surja esta pregunta. Algunas novias no querrán renunciar a la ilusión de un vestido nuevo, otras quizá busquen optimizar sus costos y opten por alquilar un vestido. Además es una idea con mayor cantidad de adeptas cada vez que les permite lucir modelos geniales y, a veces, imposibles de comprar de primera mano.

3. Todos los modelos

Dependiendo de las casas de novia que visites, vas a encontrar un amplio abanico de modelos de vestidos de novia con encaje, pedrería y bordados para probarte de diferentes diseñadores. En algunos lugares habrá más, en otros menos. Por eso esta forma de armar tu look de novia requiere que le dediques un tiempo más largo a la búsqueda. Pero de seguro, habrá modelos princesa o sirena que te encanten a la hora de tomar tu decisión.

CaroVerna Fotografía

4. Una alternativa económica

Si se trata de optimizar el presupuesto, entonces alquilar un vestido es la alternativa económica que mejor te viene. Los vestidos de novia sencillos, y no tanto, llevan un duro trabajo de mano de obra que los encarece y por eso el precio puede asustar a más de una novia. Muchas de las casas que los venden ofrecen también modelos en alquiler. Este formato te permite elegir entre modelos ya usados por otras novias o uno de total estreno.

5. Una opción vintage

Un casamiento vintage presta soluciones increíbles para novios con un presupuesto más reducido. Es el caso de los vestidos prestados o heredados de las mamás o las abuelas. Si es el caso, tal vez tengas el vestido de tu mamá para reciclar o reinventar un modelo nuevo a partir del tejido vintage. Es una situación perfecta para utilizar un vestido de novia usado y sentirte muy cómoda luciéndolo, por el significado de la prenda y por tu estilo personal.

Rocío Rivero
Rocío Rivero

6. Consejos para alquilar

El proceso para alquilar un vestido es similar al de la compra. Ya te mencionamos el tiempo que debés destinar a la búsqueda para encontrar un modelo que te encante desde el primer minuto. Es vital que te sientas cómoda y te lo pruebes por lo menos dos veces para asegurarte del talle y del corte elegido. Aunque estos vestidos estén en perfecto estado para alquilar y nadie note la diferencia, es conveniente revisar todos los detalles de la prenda antes de firmar el contrato.

Sin dudas, el alquiler de vestidos de novia es una solución para muchas mujeres. Si es una idea que te ronda la cabeza, no lo dejes para después y visitá las casas de vestidos de novia de tu ciudad. De seguro, vas a encontrar el modelo que te robe el corazón.