Bleu Estudio
Bleu Estudio

La elección del vestido de novia es casi definitoria de la boda. Se crea todo un mundo de sensaciones y sueños de novia. Ir de compras es muy gratificante, pero cuando se trata de esta prenda tan especial, hay cosas que nadie te dice porque resultan muy puntuales de este universo nupcial. Dejamos por ahora las invitaciones de bodas, los arreglos florales y la torta de casamiento original. Veamos qué cosas deberías conocer antes de acudir a una cita para comprar el vestido.

1. Mejor, acudir con cita previa

Muchos comercios y talleres de vestidos nupciales suelen tomar como norma el pedido de citas para trabajar con un calendario cómodo y brindar la mejor atención a las novias. Por ello, luego de hojear revistas y navegar por la web, solicitá una cita previa para acudir con tranquilidad.

Wonder Films
Wonder Films

2. Poca compañía

En este caso es mejor ir con una o dos personas de confianza, que puedan brindarte su opinión sincera y ayudarte en las pruebas de vestido. Un tropel de amigas o muchas opiniones juntas pueden confundirte, complicando tu objetivo inicial. Elegí a aquellas personas cuyo apoyo te servirá para tomar una decisión.

3. Qué llevar a la prueba

Una lencería cómoda es el elemento básico que debés llevar para probarte muchos vestidos, un corpiño color piel sin tiras, cuidando que no se transparente, sobre todo si te seducen más los tejidos de crepé o seda. Por otro lado, alguna faja reductora si fuera necesario y unos zapatos de tacos cómodos, como usarías en el día de la boda.

Ger Bottazzini
Ger Bottazzini

4. Atenerse al presupuesto

Tener presente cuál es el presupuesto destinado al vestido de novia es indispensable. Salirte de los números puede traerte más de un dolor de cabeza. Cuando se visitan las tiendas, surge una necesidad urgente de probarse todos los modelos, incluso aquellos que superan el presupuesto. El camino más sano es atenerse al propio presupuesto.

5. Ser sincera

Cuando llegues a la cita, es importante hablar sobre tus ideas y gustos personales. Quizá ya conozcas de antemano el vestido de novia con encaje que estás buscando, o probablemente te sientas algo abrumada con tantos modelos y cortes de vestido nupciales y otros conceptos como modelos de tarjetas de casamiento. Es el momento de sincerarte e informar cuánto podrías invertir en el vestido.

Filmyco
Filmyco

6. Dejarse asesorar

Las personas que trabajan en el mundo de las nupcias conviven con las novias y conocen al detalle los vestidos y las tendencias. Son profesionales con un bagaje estético importante para darte buenos consejos. Tal vez te sorprendan con un modelo que no habías imaginado.

7. No olvides la comodidad

El espejo puede funcionar como una especie de hechizo y dejarte congelada. No olvides sentirlo en el cuerpo y evaluar cuán cómoda te sentís. Agachate, sentate, caminá, levantá los brazos y bailá para ver cómo se deja sentir el vestido. La comodidad es uno de los factores principales para decidirse a comprarlo.

Aditive Audiovisual
Aditive Audiovisual

8. El secreto, el tiempo

Cuando se trata de comenzar a buscar el vestido de novia, siempre se habla de empezar por lo menos un año antes. Las pruebas tardan y los arreglos también. Si ya estás segura de tu próximo casamiento, salí en la búsqueda de tu vestido de novia 2020. El secreto es anticiparse para optimizar los tiempos y ganar en tranquilidad.

9. ¿Vestidos de novia usados?

¿Habías pensado en la alternativa de alquilar un vestido de novia usado? Es una idea que cobra muchas adeptas. Hay un reaprovechamiento de recursos y un ahorro considerado. El proceso es similar a la compra. Debés hacerlo con tiempo suficiente y es una solución factible para bodas con menos presupuesto. No descartes la idea.

Es un proceso intenso, nadie lo duda. Disfrutalo al máximo y sentite reina en tu día. Te vas a enamorar de tu vestido de novia sencillo. Continuá tu exploración en las tarjetas de casamiento. Hay infinidad de modelos. ¡Todo comienza a tomar color!