Marco Loforte
Marco Loforte

Será un día maratoniano, no caben dudas. Y ya sabemos que un buen desayuno ayuda a enfrentar el día con toda la energía. Aunque todo esté encaminado y bien planeado, desde los souvenirs de casamiento, la bienvenida a los invitados, las tarjetas de casamiento, las lecturas de la ceremonia, hasta el vestido de novia para civil, toda la vorágine puede hacerles olvidar algunos detalles. Les dejamos una lista sencilla pero poderosa.

1. Las alianzas

El gran día llegó y todo debería estar bajo control. Pero los nervios pueden jugarles una mala pasada y es algo bastante común olvidar las alianzas en casa. ¿Cómo evitar este imprevisto? La noche anterior verifiquen que tienen las alianzas preparadas para llevar a la ceremonia o confíen en el padrino o alguna de las damas de honor para que las lleve.

Focal Eventos
Focal Eventos

2. Saludar a los invitados

Todos los invitados estarán ansiosos por saludarlos. Recibieron sus tarjeas de casamiento originales y quieren pasar un momento con ustedes, sacarse una foto. No olviden pasar un ratito con cada invitado, un saludo, un abrazo, un baile, una charla amena… Agradecer su presencia es tan importante como cada instancia de la boda.

3. ¡Foto, foto!

Puede pasar que al revisar el álbum de bodas se den cuenta de que falta una foto con algún invitado. Algunas situaciones pueden ser dolorosas e irreversibles. Y lo hecho, hecho está. Para que no se olviden de hacer fotos con todos, armen una lista tentativa para que el fotógrafo pueda ir corroborando que todos los invitados han sido fotografiados en alguna instancia del casamiento.

Studio Des Reves
Studio Des Reves

4. Otros detalles de las fotos

Todo quedará reflejado en las fotos de boda. Por ello es tan importante tener en cuenta varios detalles para que no se pasen por alto. Por ejemplo, cuando se están preparando y ya lucen perfectos con el vestido de novia con encaje y el traje de novio, sáquense fotos en la casa paterna, la casa de solteros; es un bonito gesto que tendrá mucho peso en el conjunto de fotos. También sáquense fotos con la madre o el padre, o la abuela o la tía, esa persona favorita del hogar.

5. Kit de emergencia de la novia

Ese pequeño kit puede ayudar a hacer frente a cualquier imprevisto o contratiempo. No olviden llevarlo al casamiento. El maquillaje o el peinado recogido, incluso el bretel del vestido de novia sencillo, pueden recomponerse rápidamente. Una lima de uñas, pañuelos, un costurero o analgésicos pueden salvar no solo a la novia, sino también a algún invitado o invitada.

6. Amenities

Quizá han comprado productos para disponer en los toilettes para los invitados, como toallas sanitarias, analgésicos, protectores gástricos, antihistamínicos, mentitas y curitas, jabones, detalles de bienvenida que facilitan la estancia en el salón por las horas que dure la boda. Para no olvidarse, intenten llevarlos unos días antes al salón.

7. Ustedes dos

Ya son esposos, «mi cómplice y todo, y en la calle codo a codo, somos mucho más que dos». Disfruten de estar un rato solos, cómplices, como dice la canción. Bailen, canten, salten, sonrían, diviértanse... No se dejen sobrepasar por los nervios e intenten ver más allá. Deleguen en algún familiar cercano las directivas de la organización y sean felices.

Studio Des Reves
Studio Des Reves

8. Invitados sin invitación

Prepárense para esos invitados imprevistos, no el vecino o un ex novio, tampoco el primo lejano que no han visto en años, sino los mosquitos y una lista de bichos molestos que pueden presentarse en una boda al aire libre en verano, sobre todo a la tardecita. No se olviden de disponer de repelentes contra insectos en caso necesario.

Todo confluye en un mismo estado de felicidad único e irrepetible. Luego de repartir la torta de casamiento, las sorpresas y los souvenirs originales, guarden los mejores momentos con los invitados para revivirlos cuando quieran.