Glas Fotografía
Glas Fotografía

Resulta muy conveniente tener las dos ceremonias el mismo día cuando priorizan el presupuesto o, incluso, el tiempo de los invitados. Por lo general, es más frecuente celebrar una boda civil y tener un almuerzo con los familiares más cercanos, y luego celebrar la boda religiosa uno o dos días después con vestido de novia, arreglos florales, torta de casamiento, sorpresas y souvenirs originales. Veamos las ventajas y desventajas de cada opción.

Alternativa 1. Civil y boda religiosa el mismo día

Rapa Producciones
Rapa Producciones

1. Cuestión de ahorro

Aunque no tan acostumbrado, es una opción para novios organizar una boda por civil y por iglesia para el mismo día. Si quieren ahorrar o no pasar por dos celebraciones tan seguidas y convocar a todos los invitados en una sola fecha en las tarjetas de casamiento, quizá sea la mejor opción para ustedes. Poder hacer los dos eventos juntos genera bastante ahorro en gastos de ropa y comida. Es ideal para parejas que buscan caminos para hacer valer el presupuesto.

2. Invitados y participaciones

Este efecto hace que los invitados que trabajan o viven lejos puedan acudir al civil por la mañana y por la tarde o noche compartan con ustedes el brindis y la torta de casamiento sencilla, reservándose solo un día. Pero no necesariamente deben invitar a todos a ambas ceremonias. Si prefieren una boda íntima, cualquiera de las dos, pueden convocar solo a algunos familiares y amigos con tarjetas diferentes o solo participaciones para uno de los eventos.

3. Desventajas de logística

Por otro lado, celebrar ambas ceremonias el mismo día puede traer desventajas en cuanto a la logística de organización. Es sabido que hacer coincidir la fecha de la iglesia y celebración puede resultar a veces muy complejo. Si a eso se le agrega reservar la fecha de civil para el mismo día, todo se torna un rompecabezas. La elección del vestido de novia para civil y el vestido para la boda religiosa no será tan difícil como lograr que todas las piezas de la logística coincidan en el gran plan.

Alternativa 2. Civil y boda religiosa en diferentes días

Wonder Films
Wonder Films

4. Primero, el civil

Al vivir en un Estado laico, los registros que antes eran llevados por la Iglesia, como los nacimientos, matrimonios y defunciones, pasaron a ser competencia del Estado. Por otro lado, la Iglesia declara su competencia sobre los matrimonios de personas católicas, y este matrimonio se rige por el derecho divino y el canónico. Sin embargo, a pesar de esta relevancia canónica sobre el matrimonio civil, la iglesia solicita la inscripción del matrimonio civil para celebrar el sacramento.

5. Personalizar el casamiento por civil

Aunque por mucho tiempo han predominado los casamientos por iglesia y se ha tomado el civil como un mero trámite, hoy en día la boda civil no se encuentra tan ajustada solo a la lectura del Código Civil. Hay un mayor campo de acción para personalizar e inclinar la planificación hacia este desapego formal de las cuestiones que estuvieron por mucho tiempo encorsetadas. Pueden personalizar el civil incorporando ideas que antes no se planteaban, como un vestido de novia sencillo o una entrada con música.

6. Invitados y post civil

Para los invitados quizá se torne más difícil poder asistir a dos eventos, ya sea por cuestiones de trabajo o distancia. Por eso mismo, es más frecuente convocar solo a los familiares y amigos más allegados al casamiento por civil. Allí también reside una pregunta sobre la reunión que harán después, puesto que es común invitar a esas personas para un almuerzo o merienda post civil. Aunque reduzcan la lista de invitados, lo cierto es que tener dos eventos diferentes les acarreará mayores gastos.

Ambas opciones tienen sus trasfondos y beneficios. Lo importante es que puedan disfrutar del paso a paso y llegar descansados al gran día.