Si estás pensando en un peinado semirecogido elaborado que acompañe a la perfección el vestido de novia o bien tenés cerca la sesión de fotos para incluir en las tarjetas de casamiento, comenzá a implementar estos tips. Seguro que en tu día a día, y quizás sin darte cuenta, seguís alguno de estos hábitos que te dañan el cabello. Empezá a ponerlos en práctica hoy y conseguí un pelo perfecto mañana.

Secado con toalla

Por lo general, a la hora de secar el pelo después de bañarnos, solemos utilizar una toalla. Hay que tener cuidado, porque lo que hace la toalla es romper las fibras capilares e ir quebrando el pelo. Tampoco es recomendable la fricción que se produce al secarlo. Lo mejor es usar una remera vieja de algodón, que será mucho más suave y no lo maltratará tanto. De todas maneras, lo mejor siempre es dejarlo secar al aire.

Ger Bottazzini
Ger Bottazzini

Peinarlo desde la raíz

Tanto después de bañarte como cuando tenés el pelo seco, intentá no peinar el cabello desde la raíz. Lo mejor será que lo peines de medios a puntas para ir desarmando todos los nudos que puedas tener a lo largo del cabello. Si comenzás a cepillar desde arriba, lo más probable es que se enrede y que llegando a las puntas rompas algunas fibras y se quiebren. Tu cabello estará sano y podrás lucirlo con un peinado con pelo suelto.

Aplicarle muchos productos

El exceso de productos puede generar diversos problemas. Una de ellas es que el cabello se te va a engrasar mucho más rápido y otro problema es que a la hora de moldearlo va a estar menos liviano, lo cual con el calor puede ser una mala combinación. Para que esto no suceda, el primer consejos es jamás aplicar productos en las raíces, siempre de medio hacia puntas. La cantidad de producto también es importante. Intentá dosificar en tu mano una cantidad del tamaño de una almendra y frotá bien con las manos para calentarlo. Aplicalo con los dedos peinando y así podrás desparramarlo de manera prolija.

Yemina Noely Fotografía
Yemina Noely Fotografía

Un dato más a tener en cuenta: solo aplicá productos si es necesario y que sean para tratamientos puntuales. Por ejemplo, caída, frizz o puntas secas. El aceite de oliva o de coco son muy naturales y podés usarlos para puntas secas o baños de crema antes del lavado habitual. Este tip es genial si querés hidratarlo para hacerte un peinado con rulos.

Usar muchos productos de calor

Este consejo no es ninguna novedad. Siempre es recomendable usar lo menos posible los aparatos de calor como secadores, planchitas, bucleras o cepillos. Si podés dejar que el pelo se seque al aire, mejor. En el caso de la planchita o buclera, utilizá antes un protector para el calor; esto lo va a proteger y evitar que se quiebre. 

Atarlo mojado

Mucha gente se baña antes de dormir. Se atan el cabello al acostarse y queda toda la noche húmedo. Esto es totalmente dañino para tu cabello, ya que puede deteriorar las fibras. En este caso, si es necesario, secá un poco a potencia mínima para poder acostarte y poné una toalla en la almohada

Fisgón Cine
Fisgón Cine

No cortarlo cada tantos meses

Si tu idea es conseguir una larga cabellera, no te confundas, cortar tu pelo regularmente hará que crezca aun mas sano. Si no cortás las puntas cada tanto, va a comenzar a resecarse y a perder vitalidad con el paso del tiempo.

Teñirlo y decolorarlo

Es sabido que la tintura daña el cabello. Su uso sostenido debilita el cabello, por lo que te recomendamos no realizar este tipo de tratamientos los meses previos a tu casamiento.

¿Qué hábito seguís haciendo? Contanos si probaste dejar alguno de estos y notaste cambios positivos. Seguro que siguiendo estos tips conseguirás un cabello fuerte y brillante. Peinados de novia lacios, con trenzas o rulos, cualquiera de ellos te quedará genial.