Tener un cronograma más a o menos pautado de las horas previas al casamiento puede resultar muy positivo. La mayoría de las novias piensan que puede ser un poco exagerado, pero finalmente cuando pasan ese momento suelen decir: “menos mal que calculamos los tiempos con margen de error”.

Si queres que todo salga perfecto y que las horas previas sean para disfrutar y no para estar nerviosa por el reloj, tomá nota de esta cuenta regresiva:

  • Calculá el tiempo que vas a utilizar en el traslado entre el lugar donde te vas a preparar y el lugar donde se realizará la ceremonia. Así sabrás a qué hora debes estar lista.
  • A ese tiempo tenes que sumarle al menos una hora para fotos previas. Puede parecer mucho una hora, pero colocarte en el fondo correcto, hacer varias tomas en tus momentos de preparación y luego, el equipo de fotografía debe trasladarse al lugar de la ceremonia, encontrar estacionamiento, armar los equipos y esperarlos preparados para captar todos los momentos mágicos que se sucederán.
  • Antes de todo eso, tenes que contar el tiempo que te lleva prepararte una vez que estés maquillada y peinada. Colocarte el vestido puede ser una tarea sumamente complicada o más sencilla dependiendo del diseño que hayas elegido. Si es un vestido con corset con muchos botones o cintas te llevará más tiempo, lo mismo que si tiene una enorme falda o es corte sirena ajustado al cuerpo. Luego van los zapatos, el ramo y más de 10 minutos frente al espejo para estar segura de que te ves hermosa y contemplarte antes de ir a tu casamiento. A este momento súmale algunos minutos más para los varazos y emociones.
  • Otra hora más lleva el peinado y una más el maquillaje, es decir, que se suman dos horas más a nuestra cuenta. Por supuesto, que si haces todo en el mismo cuarto, sino también es importante tener en cuenta el traslado desde la peluquería y maquilladora hasta el lugar donde te vas a cambiar.
  • Ya tenes tu horario apropiado para comenzar a prepararte el día del casamiento. A esa hora que te da como resultado sumale media hora o una completa como margen de error para no llegar tarde a la iglesia. Además, pensá que colocarte las joyas, la lencería, perfume y demás también suma algunos minutos.

¿Hicieron su cuenta? ¿A qué hora debería comenzar a prepararse? Contanos tu cronograma del día “C”