Adamchuk Yonathan
Adamchuk Yonathan

Las celebraciones extravagantes han quedado atrás y la nueva normalidad les impone planificar el casamiento con pocos invitados. De ahí que muchos novios se vean obligados a reducir la lista original de invitados y optimizarla al máximo para poder vislumbrar cómo celebrar el día más importante, respetando las medidas sanitarias. Les dejamos algunas pautas que los pueden ayudar a tomar las decisiones y llegar a un acuerdo armonioso sobre la lista de invitados.

1. Definan las pautas

Organizar la lista de invitados es una de las tareas más complejas, a lo que hoy en día se suman las restricciones para celebrar los casamientos. El primer paso es dividir la lista de nombres en dos grupos, uno de familia y amigos cercanos, el otro de allegados que tengan un vínculo más distante. De forma práctica, pueden trabajar con dos listas, con etiquetas de colores o con una planilla de cálculo. Comienzan a surgir pautas y consignas dado que cada pareja es un mundo y tendrá diferentes criterios de prioridad.

Aníbal Álvarez Fotógrafo
Aníbal Álvarez Fotógrafo

2. ¿Quiénes son imprescindibles?

Es sencillo imaginarse qué personas son imprescindibles para celebrar la boda. De seguro no van a surgir dudas, pero quizá descubran nombres entre los familiares no tan cercanos que quisieran que compartan con ustedes este momento tan significativo o no quieren dejar fuera de la lista por no mortificarlos o herirlos sin querer.

3. Solo los más cercanos

En otras circunstancias, se preguntarían si invitar a todos los amigos, invitados con acompañante, invitados por compromiso o compañeros de trabajo, cuya decisión se habría analizado en conjunto, según cada situación. En este contexto, no necesitan justificarse si solo invitan a los más íntimos, dados los factores sanitarios que comprometen a todo el mundo.

Swisslight
Swisslight

4. Eviten las relaciones complicadas

En este recorte de lista, los amigos más cercanos y fieles al vínculo pueden considerarse invitados imprescindibles. El círculo de allegados se va cerrando, pero quedan aquellas personas, familiares o amistades, que generan relaciones complicadas o confusas. Es recomendable no invitarlas en esta ocasión, ya que deben optimizar la lista y es válido quedarse solo con los vínculos incondicionales.

5. Esta vez los niños quedan en casa

Invitar a los niños o no invitarlos siempre es un tema delicado. Sin embargo, como otros casos anteriores, lo que se quiere evitar es el riesgo de contagio. Lo aconsejable es no incluirlos en la lista. Algunos invitados quizá no asistan si no pueden ir con sus hijos. Si creen que se puede generar alguna situación incómoda con los padres, podrían invitarlos a seguir el casamiento vía streaming.

6. Proteger a los grupos de riesgo

Las recomendaciones de cuidado se refuerzan cuando se trata de adultos mayores, embarazadas y personas con patologías crónicas. Repasen las medidas para cuidar a estos invitados y disminuir las brechas de riesgo. Por otro lado, pueden preguntarles directamente qué prefieren hacer. Quizá en otro momento puedan hacer una reunión pequeña para compartir con ellos la felicidad de los novios.

Lucas Álvarez Fotografía
Lucas Álvarez Fotografía

7. Invitados en lista de espera

A los dos grupos del inicio, pueden agregar una tercera lista con aquellas personas que se podrían incluir en una lista de espera, luego de las confirmaciones o cancelaciones de asistencia. Consideren que algunas familias o invitados pueden decidir no asistir por decisiones personales en cuanto a los cuidados que toman en el contexto de la crisis sanitaria.

Aunque los novios no puedan invitar a todos los amigos que quisieran por las restricciones del protocolo, las opciones para transmitir en directo por streaming son realidades con un alcance infinito, más aún cuando tienen invitados que viven lejos o deben prescindir de ellos por esta reducción de lista casi obligada.