Tous
Por Tous
Tous
Por Tous
Tous
Por Tous

La decisión de qué aros llevarás el día de tu casamiento dependerá, en parte, del tipo de escote de tu vestido de novia y de cómo decidas llevar tu cabello. La elección de las joyas no será lo mismo con un peinado de novia como un moño o si decidís llevar un peinado de pelo suelto. También influye la fisonomía de tu rostro para elegir las joyas. Te dejamos algunos consejos para tomar la mejor decisión.

¿Qué aros me pongo?

Te sugerimos que tengas en cuenta las siguientes pautas para determinar cuáles son los mejores aros para vos:

  • En primera instancia, tendrás que determinar la forma de tu rostro; eso te ayudará a elegir los aros que más te beneficiaran. ¿Qué forma tiene tu rostro? ¿Es circular? ¿o alargado?
  • Paso seguido, si querés llevar unos colgantes tendrás que tener en cuenta que el largo de los aros no debería superar el largo de tu cuello.
  • En un tercer paso, es importante elegir los aros considerando el escote de tu vestido. No será la misma elección si vas a llevar un escote en V o escote halter.
  • Por último, ¿ya sabes cómo será tu peinado? La decisión de qué aros llevarás también va a estar influenciada por cómo llevarás tu cabello. No será lo mismo si optás por un peinado recogido como un moño alto que quedará genial con unos aros pequeños y delicados, a si optas por un look más desenfadado como una peinado semirecogido que puede ir a la perfección con unos aros de tamaño mediano.

La forma del rostro

Te dejamos una pequeña guía de qué aros te convienen según la forma de tu rostro:

Rostro redondo

Es un tipo de rostros con formas suaves y sin ángulos definidos. En este caso se recomiendan aros alargados o pendientes tipo cascada que puedan complementar la forma del rostro, o sea, que aporten verticalidad a la cara.

Rostro Ovalado

Quienes poseen rostros ovalados no tendrán que preocuparse demasiado por la elección de la forma de los aros: por la armonía de su rostro, cualquier tipo de aro quedará a la perfección.

Rostros Alargados

Si bien es parecido al caso anterior, aquí nos encontramos con rostros que tienen las mejillas más estrechas. En esta situación se recomiendan aros ovalados o circulares y pequeños, como pueden ser las clásicas perlas.

Rostros cuadrados o rectangulares

Quienes poseen este tipo de rostros tienen el mentón y la frente más anchas. En estos casos se recomiendan aros redondos u ondulados combinados con un peinado con rulos que aportarán equilibrio a tu imagen.

Rostro corazón o triángulo invertido

En este caso, nos encontraremos con un rostro que va estrechándose desde la frente y tiene un mentón chiquito. Estas novias pueden optar por unos aros de cualquier tamaño pero se recomienda utilizar unos que tengan volumen.

Rostro diamante

El rostro diamante es parecido al corazón con la diferencia que los pómulos son más anchos. Al igual que el caso anterior, puede elegir cualquier estilo de aros. ¡Todos te quedarán genial!

Combinación con el vestido

Además de las formas de tu cara, tené en cuenta que la decisión de tus aros también deben estar en concordancia con el escote de tu vestido. Por ejemplo, si tu idea es llevar un vestido de encaje con escote ilusión, lo ideal será combinarlo con unos aros pequeños para no generar una imagen recargada. Por el contrario, si tu idea es llevar un vestido de novia sencillo con escote en V, quizás puedas combinarlo con unos aros largos.

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a elegir tus aros. Lo importante es que te sientas segura de tu look nupcial y que puedas disfrutar sin preocupaciones de toda la ceremonia, desde la recepción hasta el corte de la torta de novios. ¡A disfrutar!