Que el vestido de novia, que encontrar el modelo perfecto de invitaciones de boda y hasta los problemas que puedan surgir con los souvenirs de casamiento. Todo puede desencadenar en estrés para la novia. Y eso puede obligarla a tomar malas decisiones. Pero también puede ser que solo estés nerviosa y se te nuble un poco el juicio. Hay algunas decisiones en las que no podés errar. ¡Enterate cuáles son para no cometer ninguna decisión desacertada!

Aunque te consideres una mujer organizada, siempre hay algo que puede escaparse. O sencillamente puede ser que estés tomando una mala decisión sobre algo en lo que te creías segura. No es el fin del mundo, pero si te querés asegurar el éxito de tu casamiento, prestá atención a estos útiles consejos.

Ceder a tus caprichos

Nada peor que obsesionarse o encapricharse con una idea. Se entiende que sos una mujer con mucho carácter y querés que las cosas sean como vos las decís. Pero, es inteligente saber ceder ante algo que no es más que un capricho o una obsesión. Si los souvenirs de casamiento en porcelana fría no van con el estilo de la boda, probá otras opciones. Mantené la mente abierta y el oído atento para escuchar sugerencias.

Respetar los compromisos organizativos

Si tu tarea era elegir la torta de casamiento sencilla, no dejes una tarea tan importante en manos de otra persona. Seguí con los compromisos que habías asumido desde un principio, porque después va a ser tarde para arrepentirse si algo no salió como lo esperabas. Esto no quiere decir que todas las responsabilidades deben caer en tus manos, es importante que sepas delegar, pero solo a personas que sean de tu máxima confianza.

Es necesario tomarse un descanso

Nunca será una buena decisión que te sobrecargues de tareas, porque lo más probable es que termines fallando en alguna, por la simple cuestión de que estás cansada o saturada. No dejes de lado las actividades que te hacen bien, como algún deporte, pintar o lo que sea que te haga sentirte feliz. Tampoco es que todo sea un abismo en la organización del casamiento: elegir tu vestido de novia corto resultó bastante entretenido, ¿verdad? Solo se trata de saber organizarse.

Ir y venir con una misma cuestión

Hace unos meses habías decidido junto a tu pareja que querías tarjetas de casamiento originales. Pero de repente, hoy ya no te gustan tanto. Cambiar de opinión sobre algo ya decidido es una de las peores cosas que podés hacer, ya que solo conseguirás confundirte. Por eso, mantené firmes tus opiniones y decisiones, que seguro fueron las mejores.

Ser rigurosa con tus horarios

Consejo fundamental para seguir el día de la boda. Ser puntual es una muestra de respeto con tus invitados y tu pareja. Por tal motivo, prevé cuáles podrían ser los contratiempos, como el tráfico o el mal tiempo; organizate para llegar a tiempo con el peinado, el maquillaje, y, por supuesto, para estar en el horario pactado en la iglesia o en el salón.

Quedar bien con Dios y con el Diablo

Es un dicho popular, pero que tiene mucho de real. Es prácticamente imposible que le caigas bien a todo el mundo. Por eso, cuando las cosas se pongan “pesadas” por la diversidad de opiniones, priorizá la tuya y la de tu pareja. Si a tu mamá no le gusta que uses un vestido de novia sencillo, pero a vos te encanta, no queda mucho más por hablar, ¿no?

Ahora sabes que hay muchas cosas que se escapan de tu control y que eso no debe preocuparte excesivamente. Que seas la novia no quiere decir que te tengas que encargar de todo, aunque hay factores que dependen exclusivamente de vos, como asistir a la prueba de tu vestido de novia 2019 o ir a probar la torta de casamiento para elegir la mejor. Cuando sientas que todo te sobrepasa, respirá, abraza a tu pareja ¡y seguí! Tu gran día te espera.