¿Opinás que el velo es un bello accesorio para dotar de sobriedad al look nupcial? Te animés o no, te invitamos a descubrir el origen y significado en la cultura oriental, la cultura occidental y a día de hoy:

Cultura oriental

¿Creías que llevar velo es una tradición practicada solo en la religión cristiana? Claro que no. En la cultura oriental, la libertad de elección era nula, a su vez la pareja, no tenía la posibilidad de contarles a sus hijos, el día de mañana, la romántica historia del día que se conocieron, porque, los matrimonios eran concertados por las familias, y los novios se conocían en el altar, el día de su casamiento. Las novias llevaban un velo que cubría su rostro hasta que oficialmente eran proclamados marido y mujer, recién en ese momento, el marido descubría el aspecto de su flamante esposa, de esta manera, se evitaba que el hombre la rechazara, si no era de su agrado.

Por otro lado, el uso del velo en la religión musulmana, también cobraba significado de sometimiento de la mujer ante su marido y era llevado durante toda la vida.

Cultura occidental

La tradición del velo en la cultura occidental se remonta a la época del Imperio griego y posteriormente a la época del Imperio romano, si bien, se originó como superstición en los casamientos paganos, donde las novias utilizaban el velo como escudo contra los malos espíritus o bien para protegerse del mal de ojo que podrían ocasionarles las mujeres que sintieran envidia de su matrimonio. Por eso, que a diferencia de hoy en día, los velos solían ser de brillantes colores amarillos y rojos, ya que estos colores eran símbolo de protección.

Este significado se mantuvo durante la Edad Media y a posteriori se extendió por Inglaterra, sufriendo modificaciones en su interpretación, siendo luego, un símbolo de inocencia y virginidad, con el que la novia se presentaba ante su futuro marido.

En ese momento, los cristianos llevaban coronas de flores, ramas y otros adornos que simbolizaban los sacrificios que debían hacer durante su matrimonio, aunque ya en el siglo XIX, fue cuando el cristianismo adoptó este simbolismo de pureza, con en el uso del velo.

Aditive Audiovisual

En la actualidad

A partir del siglo XX, por lo menos en occidente, la mujer revolucionó y se liberó de las ataduras de ciertas prácticas tradicionales, perdiendo el velo todo su significado de origen, incluso, su uso fue decayendo con el pasar de los años, siendo la industria de la moda, quien se encargó de volver a poner en auge, la utilización de éste como complemento del look nupcial, por supuesto dejando de lado su simbolismo y significado de antaño.

Claro que existen múltiples formas para llevar el velo en la actualidad, pudiendo vestirlo tanto por detrás de la cabeza, marcando un estilo romántico, o bien, cubriendo el rostro o solo los ojos, dando aires de sofisticación y elegancia.