Dream Big Estudio
Dream Big Estudio

Tu cabello es una parte de tu cuerpo que, al igual que otras, merece mucho cuidado. Pileta, mayor exposición al sol, arena y agua de mar son algunos de los agentes que le causan daño. Por esto, te traemos tratamientos capilares que podés realizar en tu casa o con un profesional, para cuando regreses a tu hogar después de las vacaciones y quieras que tu pelo siga luciendo radiante y sano.

El aceite, santo salvador

Si hablamos de tratamientos capilares de nutrición, uno de los más sencillos de realizar en la comodidad de tu propia casa es aquel que podés hacer con aceites. Puede ser de oliva, de coco, de almendras u otro que tengas a mano. Debés ponerlo de medios a puntas en tu cabello y dejarlo toda la noche, cubriendo tu cabeza con un gorro para no ensuciar tus almohadas. Al día siguiente, enjuagá con mucho shampoo. ¡Sedosidad asegurada!

Baños de crema para hidratar

¿Volviste de tus vacaciones con el pelo muy seco? Entonces lo que estás necesitando es tratamiento capilar de hidratación. Podés comprar un baño de crema en la farmacia, o ir a la peluquería por uno de ellos. El método es muy sencillo: luego de lavar tu pelo, debés colocar en todo tu cabello por algunos minutos. Acto seguido debés enjuagar, en lo posible con agua fría, para cerrar tus cutículas y evitar el frizz.

Máscaras capilares para hacer en casa

Tu cabello, luego de enfrentarse a las inclemencias del verano (el sol, el viento, el cloro de las piletas o la sal del mar) se reseca más de lo normal y hasta puede perder su estructura. Para subsanar la falta de hidratación y nutrición, podés realizar una máscara capilar en casa: en esta ocasión vas a necesitar cuatro cucharadas de aceite de oliva (puede ser también otro), y un huevo batido. Mezclá todo y colocalo en tu cabello durante quince minutos. Repetí el proceso dos veces por semana ¡y mágico remedio!

Espaciar el uso del shampoo

Además de realizarte baños de crema en casa y de aplicarte mascarillas, podés seguir una serie de cuidados diarios. Uno de ellos tiene que ver con el uso del shampoo, sobre todo con aquellos que tienen sulfatos. Por eso, intentá usarlos solo dos o tres veces por semana. En el caso de que tengas pelo muy graso y necesite ser lavado continuamente, podés utilizar shampoos en seco, que podés adquirir en farmacias o en comercios de productos para el pelo.

Cortar puntas

Otro de los cuidados para el pelo que podés tener post-verano es un pequeño corte de puntas, ya que suelen ser las más afectadas por los agentes externos que te contamos anteriormente. Ello hará que el pelo recupere fuerza, dado que las puntas maltratadas lo vuelven más opaco y le quitan movimiento, dos cuestiones que seguramente no son de tu agrado. Por eso, animate a renovar y cortá al menos algunos centímetros. ¡Recordá que las cabelleras cortas se usarán mucho este año!

Consumo de proteínas: clave para un pelo sano

Tu cabello se nutre, además de los tratamientos para el pelo que le apliques, por tu alimento. Por ello, tu alimentación será clave para su buen crecimiento. Si aplicás en tu dieta el consumo de alimentos proteicos, ayudarás a que tu pelo pueda reconstruirse de manera más rápida, pues los nutrientes que se obtienen de las proteínas son increíbles para su cuidado.

Sin necesidad de acudir a costosos y complejos tratamientos capilares de verano, podés tener un pelo fuerte y vibrante, aún cuando lo hayas expuesto demasiado. Igualmente, tratá de cuidarte lo más que puedas al sol, y en caso contrario, aplicale productos de cuidado para minimizar las consecuencias negativas.