Recibir invitaciones de bodas es siempre algo bueno, no solo por su significado principal que es que dos personas que se quieren se van a unir en matrimonio y se profesarán amor para siempre delante de todos sus amigos y familiares, sino también porque se aproxima una fiesta cuidada hasta el más mínimo detalle. Pero la duda que siempre surge al recibir una es "¿qué me voy a poner?". Si sos de las invitadas que está cansada de comprarse un vestido para cada casamiento que tenés, la solución perfecta para dejar de comprarlos y llenar tu armario de hermosos vestidos de fiesta, que no te vas a volver a poner porque no querés repetir modelo, es alquilar uno.

¿Dónde puedo alquilar un vestido de fiesta?

Hay muchas tiendas de moda nupcial físicas y online que ofrecen este tipo de servicios. Hay un abanico grande de posibilidades, todo dependerá del estilo que estés buscando. Podés comenzar por las calles más concurridas por las novias e invitadas a casamientos e ir a comprar vestidos de fiesta en Once para alquilar, o si sos de las que ama esos vestidos con un toque único, podés recorrer esas pequeñas calles más desconocidas con tiendas de segunda mano que suelen ofrecer trajes con increíbles accesorios y complementos muy distintivos.

¿Qué tipos de vestidos puedo encontrar? 

Vas a poder encontrar de todo, desde preciosos vestidos de temporadas pasadas hasta vestidos de fiesta 2017 que las tiendas de primeras marcas han descatalogado para dar paso a los nuevos modelos que van entrando. También, vestidos llenos de pedrerías, encajes y accesorios o hermosos vestidos de fiesta sencillos que se adaptan a tu personalidad y estilo. Y si te acabás de enterar que en los próximos meses serás mamá, y se viene el casamiento de tu mejor amiga, y no tenés qué ponerte, ésta es la opción ideal para encontrar vestidos de fiesta para embarazadas; no solo hallarás vestidos hermosos y más baratos, sino que después de usado lo devolvés y te olvidás de un vestido que seguramente, no volverás a necesitar. 

Si el casamiento es de noche, podés encontrar vestidos de fiesta largos, ya que son ideales para casamientos nocturnos. Lo mejor de este tipo de servicios es que no solo alquilan vestidos, sino también todo tipo de complementos para combinarlos como bolsos, tocados, saquitos, pañuelos, etc., para que seas la invitada más linda de todas.

Si el casamiento es por la mañana o por la tarde, no podés olvidarte de echarle un ojo al catálogo de vestidos de fiesta cortos que tanto se llevan en ese tipo de enlaces. Además, si las temperaturas son elevadas, llevar uno con falda corta o midi, será todo un acierto.

¿Cuánto me va costar el alquiler?

Si el precio es lo que verdaderamente te importa: ¡tranquila! Alquilar vestidos de fiesta baratos también es posible. Lo importante es que establezcas un presupuesto y te ciñas a él. Su precio ronda desde los 300$ hasta los 10.000$ aproximadamente. Todo dependerá de la temporada a la que pertenezca el que elegís.

¿Qué pasa si el vestido que quiero no me entra?

Cuando alquilás un vestido en una tienda especializada y con bastante tiempo de antelación, ellos te pueden ofrecer un servicio de arreglo, es decir, pueden entallártelo si hace falta. Aunque, si sos una mujer de talla grande, en muchos establecimientos de alquiler de trajes para invitadas también vas a poder encontrar vestidos de fiesta para gorditas espectaculares, así como vestidos para mujeres embarazadas. 

¿Y si se me rompe el vestido? ¿Qué hago? 

Para evitar este tipo de inconvenientes inesperados, los comercios de alquiler siempre ponen a tu disposición un seguro incluido en el precio total, en la mayoría de ocasiones. En el caso de que no te lo ofrezcan, nunca está de más preguntar por él y si va o no incluido en el precio del alquiler. Además, otro motivo para animarte a alquilar uno, es que cuando acabes de usarlo, no hará falta que lo limpies, ni que lo lleves a la tintorería, porque son ellos los que se encargan de hacerlo. ¡Otro punto más a su favor!

¿Te convencimos de usar este tipo de servicios? Elegí tu vestido de invitada perfecto y echále un ojo al catálogo de peinados de novia, porque el hecho de no ser la que se va casar no te impide barajarlos. Por cierto, si la amiga que va a dar el gran paso también es de las que piensan que comprarse un vestido para una única ocasión es tirar el dinero, nunca está de más que le descubras el mundo de alquileres de vestidos de novia porque… ¡también existe!