Hay vestidos de fiesta de diferentes precios y hay que tener una cosa clara: que sea un vestido caro no te garantiza el éxito. Sino que se lo pregunten a las actrices de Hollywood, que pasan por las alfombras rojas con trajes carísimos que acaban siendo pisoteados por la crítica. Llevar un vestido barato puede ser una buena opción, ya que su precio no tiene por qué intervenir en el proceso de convertirte en una invitada con un look maravilloso. Así que, si has recibido varias invitaciones de bodas este año, tranquila porque no tendrás que gastarte mucha plata si seguís nuestros consejos.

Factores que determinan el precio final

Tal como pasa con los vestidos de novia, el tejido influye en el abaratamiento de la prenda, así como la longitud, si lleva o no pedrería u otros abalorios, la ténica de confección, etc. Por lo tanto, los vestidos de fiesta cortos serán relativamente más baratos que los que son largos y si no tienen mucha pedrería o directamente no llevan: ¡mejor! Tode ello abarata el precio.

Aunque también es cierto que vas a poder encontrar vestidos de fiesta largos a un buen precio en tiendas donde venden prendas de otras temporadas, es decir, outlets. Este tipo de vestidos son perfectos para casamientos nocturnos.

¡Qué prime la sencillez!

Los vestidos de fiesta sencillos, es decir sin ornamentos, muchas capas y juegos de texturas, serán los más baratos, porque su confección no necesita mucha mano de obra. Podés encontrarlos de muchos colores, con cortes y tejidos diferentes. Son una opción ideal para casamientos civiles.

Glamour a buen precio

Pero si la persona que te ha invitado a su casamiento se casa por todo lo alto, con un casamiento donde el glamour es el principal ingrediente de todos los detalles, no te preocupes: también vas a poder encontrar vestidos elegantes para fiesta a precios asequibles. Solo hay que saber buscar bien en los catálogos de vestidos de fiesta 2019 y ver qué estilo te gusta y favorece más, y desde ahí ir armando tu total look a un precio aceptable para tu bolsillo.

Alternativas económicas 

  • Una de las mejores formas de conseguir un look barato es apostar por el alquiler de vestidos de fiesta, sobre todo si lo que buscás son vestidos de fiesta para embarazadas y tenés claro que lo necesitarás para esa ocasión en especial y luego pasará al baúl de los recuerdos. Este tipo de servicios te ofrece diferentes trajes lindos de otras temporadas, para ser una invitada espectacular, y además, te garantiza ahorrar no solo plata, sino también espacio en tu armario, ya que una vez que lo uses, tendrás que devolverlo y, lo mejor de todo es que no vas a tener que lavarlo vos misma o llevarlo a la tintorería; generalmente las empresas que ofrecen este tipo de servicio se encargan de hacerlo. No obstante, nunca está de más que preguntes si va incluido en el precio final o si se trata de un gasto extra.
  • Comprar tu outfit de invitada en tiendas de segunda mano o vintage también hará que el gasto que hagas sea menor que si te comprás un vestido de primera puesta y hallarás más opciones de las que pensás; sobre todo si lo que necesitás son vestidos de fiesta para gorditas, porque suelen tener muchas más oferta de modelos y tallas. ¡De seguro encontrarás tu vestido perfecto!
  • Otra buena opción sería reciclar algún vestido que te hayas puesto en otro casamiento llevándolo a tu modista de confianza, para que te haga los arreglos necesarios si hacen falta. 

Está claro que hay muchas opciones: indagá para ver cuál es el que más se adapta a tu bolsillo. Una vez que consigas el vestido que cumple con tu requisitos y garantiza ser la invitada perfecta, buscá en el catálogo de peinados de novia alguno para vos, porque no ser la novia, no te impide hacerlo. Sé la mujer mejor vestida detrás de la novia y disfrutá de ese día de principio a fin. ¡Incluso comiendo las tortas de casamiento del gran día sin remordimientos!