Historias de amor en tiempos de tecnología y redes sociales. Como tantas otras parejas que pasaron por nuestro portal, el comienzo del amor de Sol y George está marcado por las redes sociales, pues se conocieron a través de Facebook. Tuvieron un casamiento muy original y relajado, tal como son ellos. Conocé cómo fue su casamiento, cuyas fotografías estuvieron a cargo de Fotopía.

Una pareja más que consolidada

A la hora de decidir dar el gran paso, Sol y George ya llevaban ocho años de novios. Se conocieron a través de la red social Facebook, casi de casualidad. El intentó llamar su atención, con maniobras propiamente digitales, hasta que ella decidió hablarle. Tiempo después, ya se comenzaba a gestar esta linda historia de amor.

La idea del casarse vino de una decisión conjunta, tal como ellos señalan que les gusta hacer todo. Lo conversaron y sintieron que ya era momento. Días después del cumple de Sol, fueron a elegir entre los dos el anillo de compromiso, ¡y así comenzó el camino a la gran boda gran!

Un complemento perfecto

Ambos definen al otro como una persona creativa. Y es que ese es uno de los rasgos que más admiran mutuamente. Se respetan y se reconocen como compañeros en todo lo que emprenden, una de las facetas más lindas y destacables de la relación. A George le gusta que Sol enloquezca con videos de Bollywood, mientras que Sol ama leer los escritos de su pareja. A la hora de definir al otro, ninguno de los dos escatima en halagos. ¡Realmente están enamorados!

Una idea muy original

Si bien ninguno de los dos es religioso, quisieron hacer una ceremonia cálida y original, inspirados en las culturas hindú y marroquí, a las cuales admiran mucho. Para eso, les pidieron también a sus invitados que vayan vestidos para la ocasión, una idea que los enganchó muchísimo. Para la ceremonia eligieron un ritual hindú de intercambio de collares y la ofrenda de leche y dátiles, propiamente marroquí. Como ellos mismo explican, hicieron esta ceremonia con mucho respeto y gran admiración.

Todo a tono

Como la temática estaba bien definida, toda la decoración que eligieron fue étnica. Para ese fin, el salón estuvo adornado con velas, candelabros en hierro, sahumerios, puffs marroquíes y objetos decorativos en cerámica. Quisieron que realmente se sintiera como una auténtica boda hindú-marroquí ¡y lo consiguieron!

Un aspecto que también quisieron destacar de los rituales hindú-marroquíes es que están basados en el amor y la igualdad; ambos son feministas y quisieron que eso se refleje en cada aspecto de su boda.

Una organización con algunas sorpresitas

Sol destacó ser la organizada de la pareja, por lo que estuvo involucrada en cada arreglo, en cada decisión e inclusive armó su propio ramo. Pero como toda boda, surgieron esos pequeños imprevistos que hacen aún más humanas las bodas: el mismo día de la boda, ¡la novia se olvidó el ramo! Un detalle que nadie notó, ya que todos estaban enfocados en compartir con los novios la ceremonia.

Un look diferente

Al decidirse por una boda temática, sus atuendos fueron pensados muy especialmente. George lució un traje verde oscuro, que acompañó con un turbante rojo pimentón, y zapatos pintados por mujeres de Tailandia. Como accesorios, uso un collar con una piedra en color ámbar.

Por su parte, Sol lució un vestido blanco y dorado, muy al estilo bollywoodense, al que acompañó con los “tatuajes” típicos de las mujeres hindués, más accesorios también en dorado. Para terminar su look, usó una capa blanca, que coronó todo un verdadero estilo hindú.

Con una boda encantadoramente original, Sol y George dieron el sí, sellando así un compromiso mucho más profundo del que ya tenían. Viajaron de luna de miel a las Islas Canarias, y luego a Marruecos, para seguir alimentando ese respeto y admiración hacia una una cultura milenaria.

¡Les deseamos mucho amor y felicidades por animarse a dar el "Sí" y compartirlo con nosotros!