La Ruta del vino en Mendoza agrupa bodegas tradicionales, emprendimientos familiares y bodegas boutique que se conjugan con circuitos históricos y de aventura. Mendoza es un lugar perfecto para bodas de destino y vestidos de novia. Si están planeando los platos más exquisitos de la boda, la torta de casamiento original, la paleta de colores y los souvenirs de casamiento, la luna de miel es una experiencia única entre la cordillera de los Andes y los viñedos de terruño mendocino.

1. El enoturismo en Mendoza

Los ríos que recorren Mendoza y los embalses creados por el hombre entretejen un sistema de riego que favorece la producción de extensos oasis de vides, rodeados por otras zonas áridas. El enoturismo abrió un portal de degustaciones, arte y cultura a través de la excelencia de sus vinos. Las estancias, los hospedajes temáticos, las fincas emblemáticas, los paseos a caballo y las travesías en bicicleta complementan la propuesta de una de las grandes capitales del vino.

Villa Mansa Wine Hotel
Villa Mansa Wine Hotel

2. ¿Cuándo ir?

La primavera en Mendoza es ideal para recorrer las bodegas y disfrutar del clima privilegiado. Coincide también con el inicio del ciclo. Fines de verano y principios de otoño es la época de la vendimia. Los tonos comienzan a cambiar a amarillos y ocres y las fotos de paisajes son increíbles. La Fiesta de la Vendimia es una de las mejores celebraciones de cosecha en el mundo. Pero el calendario turístico de Mendoza siempre tiene nuevas propuestas, por lo cual el margen es bastante amplio.

3. Las zonas productoras

Las rutas del vino atraviesan cuatro zonas productoras en la provincia. Son muy extensas, por lo que suelen dividirse en circuitos más pequeños. Las regiones son conocidas como zona Norte, Este, Valle de Uco y Sur. La zona Norte, cerca de la ciudad de Mendoza, concentra la mayoría de las bodegas abiertas al público. Valle de Uco y Perdriel son el hogar de algunas de las bodegas más renombradas.

4. ¿Qué ruta elegir?

Es un viaje bastante vagabundo y bohemio. Hay mucho por decidir antes de partir. Deberán analizar cuáles serán las prioridades, dónde alojarse para acceder fácilmente a las rutas del vino, cuáles son las bodegas imperdibles, cuáles son los secretos que quieren descubrir. Lo ideal es visitar tres emprendimientos por día para poder disfrutarlos y no perderse entre sensaciones entremezcladas.

5. Zona Norte

Luján de Cuyo y Maipú son los departamentos con mayor identidad con la vitivinicultura. Combinan paseos, degustaciones, tradición y almuerzos gourmet. Se deja atrás el paisaje urbano de la capital para adentrarse en poblados más despejados. En Maipú, cuna también del olivo, se encuentran algunas de las bodegas más tradicionales, como Bodega Trapiche, Bodega Sin fin y Bodega Familia Zuccardi.

María Zambrini
María Zambrini

Luján de Cuyo es el terruño del malbec. Las localidades de Vistalba, Agrelo y Perdriel poseen condiciones ideales de altura y clima para una uva óptima. Kaiken, Cobos, Séptima, Sottano son ejemplos de hospitalidad y sabor en la precordillera con un tono más reservado. Catena Zapata o Chandon son las míticas bodegas de Agrelo. En Perdriel la visita obligada es Norton, con su máxima expresión del vino. Otros establecimientos con lindos tours son Terrazas de los Andes y Achaval Ferrer.

En esta zona norte, hay diferentes sitios turísticos para descubrir Mendoza, como las termas de Cacheuta, el famoso Puente del Inca o el Parque Provincial Aconcagua.

6. Del Valle de Uco

Esta región comprende los departamentos de San Carlos, Tunuyán y Tupungato. Los valles están enmarcados por los cordones Del Plata y Portillo y el cono gigante del Tupungato. Son los viñedos de mayor altitud y clima más frío, cuya majestuosidad se ve empoderada por las cumbres nevadas del paisaje. La ruta del vino constituye una verdadera pasión que se combina con buena gastronomía, hospedajes temáticos y artesanías. Un circuito con degustación: Salentein, Domaine Bousquet y Andeluna.

Villa Mansa Wine Hotel
Villa Mansa Wine Hotel

7. Zona Este y Sur

Los departamentos del este de la provincia suman el atractivo de la ruta sanmartiniana en las postas coloniales. Es una propuesta que combina patrimonio histórico y visita a los viñedos de paisajes más agrestes, bañados por los ríos Tunuyán y Mendoza. San Rafael, en el oasis del sur, implementa un nuevo concepto, la denominación de origen de varietales propios. Hay varios circuitos, bodegas más artesanales o más modernas: uno de ellos es Jean Rivier, Suter, Casa Bianchi y La Abeja. Los ríos Diamante y Atuel demarcan el oasis de San Rafael, cuya belleza es destino del turismo aventura.

Es uno de los paseos más solicitados del país, que congrega visitantes de todo el mundo. Recorran los mercados artesanales en busca de chocolates y conservas como souvenirs originales para llevar a casa. Pronto estarán caminando hacia el altar, y ¿qué decidieron sobre la torta de casamiento?