Algunos destinos son muy demandados para los viajes de bodas, sobre todo en verano cuando se disfrutan las temperaturas cálidas. El invierno tiene también su encanto, ya sea porque los sitios son menos concurridos, porque las temperaturas favorecen el destino o porque son más económicos. Recorramos algunos destinos a lo largo del país para disfrutar de una luna de miel invernal.

1. Puerto Madryn y Trelew, ballenas y galeses

A mediados de agosto comienza a asomar la ballena franca austral en las costas de Puerto Madryn. Junto con Península Valdés, es uno de los mejores sitios para observar las ballenas. La temporada de avistaje es larga, ideal para novios que quieren observar la vida natural. El mar de Patagonia es el marco de otros pueblos pintorescos. Pueden combinar con Trelew y Gaiman, de tradiciones galesas muy arraigadas y que dan la bienvenida de forma muy cálida.

2. Cataratas del Iguazú, la maravilla del mundo

Es una de las maravillas del mundo, ideal para visitar en invierno con temperaturas medias agradables durante todo el día. En esta selva subtropical, la época invernal es perfecta para recorrer sus senderos y balcones. Su belleza imponente y su biodiversidad están protegidas por el Parque Nacional Iguazú. Es un destino súper romántico en pleno corazón de la naturaleza que se disfruta con todos los sentidos. En Iguazú hay todo tipo de hospedajes y otros paseos para complementar el viaje.

3. Valles Calchaquíes, una postal imperdible

En el norte argentino, Salta tiene un abanico de opciones para los novios, algunas imperdibles como los Valles Calchaquíes. Este conjunto de valles y montañas, que recorre Salta y parte de Tucumán y Catamarca, está atravesado por el río del mismo nombre, que configura el paisaje de formaciones rocosas, quebradas y colores rojizos, y por la memoria incaica. Dentro del valle hay numerosos pueblos para recorrer en auto, como la pequeña localidad de Cachi, una joya de estilo colonial, y Cafayate, la tierra del vino torrontés.

4. Bariloche, viaje tradicional

La Capital del Chocolate es un destino tradicional de invierno para disfrutar de los paseos con nieve y del centro de esquí Cerro Catedral. La gastronomía es todo un evento en la ciudad, con infinitas propuestas para recorrer sabores regionales y europeos. Entre los paseos, Colonia Suiza, Circuito Chico, cerro Otto o isla Victoria son los clásicos. Bariloche se disfruta todo el año, pero el invierno es especial para aquellas parejas que quieren esquiar.

5. Ushuaia, la más austral

En las latitudes más australes, Ushuaia es un destino mágico que llama a los novios más aventureros. Cerro Castor tiene la mejor nieve de la Patagonia que garantiza una temporada larga para los amantes del esquí. Otras opciones invitan a pasear con raquetas, trineo, canopy, caminatas guiadas por la Reserva Natural Cerro Alarkén, o recorrer la geografía magnífica de los alrededores del valle de Tierra del Fuego con el Tren del Fin del Mundo.

6. Valle de Traslasierra, relax y ecoturismo

Nono, Villa de las Rosas y Mina Clavero son algunos de los pueblos que se encuentran en esta región de Córdoba, al oeste de las Sierras Grandes. Toda esta zona cordobesa se caracteriza por los numerosos ríos y arroyos que la atraviesan y conforman un destino magnífico para descansar y recrearse con actividades de ecoturismo. La región estuvo habitada por los comechingones, por lo cual también hay sitios con legado cultural e histórico.

7. Circuito de Alta Montaña, cumbres y vinos

Esta provincia tiene varias alternativas para combinar y tener un viaje ideal de invierno. El Circuito de Alta Montaña recorre las cumbres de los Andes hasta la frontera con Chile, bordeando el curso del río Mendoza. El esplendor del Aconcagua acompaña, mientras se visitan lugares como Puente del Inca o el centro de esquí Los Penitentes. Desde Potrerillos se puede bajar por la ruta 89 y visitar las bodegas del circuito Catedrales del Vino al pie de los Andes.

8. Valle de la Luna, parque Triásico

Las temperaturas menos extremas de otoño e invierno son ideales para visitar este paisaje geológico, testigo de eras pasadas y dinosaurios del Triásico. El Valle de la Luna o Ischigualasto, en San Juan, se combina con el parque del Cañón de Talampaya, en La Rioja, y juntos conforman la misma formación geológica y geográfica. San Agustín del Valle Fértil es la localidad para hacer base a 75 km de Ischigualasto. Los caminos de cornisa llevan a otros pueblos cercanos para disfrutar de un viaje de bodas sustentable.

9. Mar del Plata, aire oceánico

Mar del Plata es un destino de verano por excelencia, con intensa actividad turística y cultural. El invierno no será época para meterse en las aguas del mar, pero sí se presta para recorrer todos sus paseos mientras se disfruta del aire oceánico, incluso los precios serán más económicos, ideal para una luna de miel low cost. La ciudad tiene muchas opciones con paseos por La Rambla, el puerto, los circuitos arquitectónicos, los barrios tradicionales, las casas emblemáticas.

Un casamiento de invierno resulta más sencillo de planificar y con mayor disponibilidad de sitios para celebrar y hacer coincidir la ceremonia y la celebración. Revisen las ventajas y abracen el invierno como una posibilidad excelente.