En la parte más austral de la cordillera de los Andes, Ushuaia es un destino cargado de mística y paisajes sobrecogedores. La ciudad custodiada por los montes Martial, Olivia y Cinco Hermanos es un destino mágico para novios aventureros en viaje de bodas. La palabra «Ushuaia» proviene de la lengua yámana y significa «bahía que mira hacia el poniente». Descubran un viaje entre bosques milenarios y valles glaciares en la mítica y lejana Tierra del Fuego.

1. ¿Cuándo ir?

Podríamos pensar que el invierno es la mejor época para disfrutar de los paisajes nevados de postales. Sin embargo, algunos caminos pueden estar inaccesibles, se acorta la lista de actividades que se pueden hacer y las horas de luz natural son pocas. El verano es temporada alta, por lo que también habrá mucha gente y filas por todas partes. El otoño y la primavera son los mejores meses, con días bastante largos y temperaturas agradables para la región. Incluso la temporada invernal de este destino tan austral asegura una buena nieve aún en septiembre. Cada estación es bien diferente y cambia por completo el paisaje.

2. Centros de esquí

Para quienes opten por los deportes invernales, Cerro Castor es el centro más importante de la ciudad. Hay otros sitios para disfrutar de la nieve, algunos dentro de la misma ciudad y otros que se alejan un poco. Además del clásico esquí, se puede practicar esquí de fondo, hacer paseos en trineos, caminatas con raquetas, excursiones por castoreras con esquíes de travesía o patinaje sobre hielo.

3. Caminatas por los glaciares

Muy cerca de la ciudad, la Reserva Natural Martial es un centro de montaña que propone un abanico de actividades durante todo el año. Las caminatas de baja dificultad por senderos marcados hasta la cumbre del Martial son especialmente recomendables para disfrutar de los miradores y el entorno del bosque fueguino. El glaciar Vinciguerra y laguna de los Témpanos es una excursión increíble de dificultad media alta.

4. Navegación del Canal Beagle

El canal propone diferentes paseos en un entorno rico en biodiversidad e historias de exploradores. El Canal Beagle es uno de los paisajes más sobrecogedores del planeta. Parten innumerables excursiones del muelle que comienzan el recorrido en la Bahía de Ushuaia. Entre los paseos imperdibles, hay salidas hacia la isla de los Pájaros, la isla de los Lobos, la Pingüinera, la estancia Harberton, el mítico faro patagónico.

5. Paseos por la costanera

Como cualquier ciudad marítima, el paseo con vistas al canal y las cadenas montañosas, la costanera de cielos y paisajes conmovedores, es una salida propiamente. En el corazón de la ciudad, se ubica la Reserva Bahía Encerrada, un paseo público para descubrir muchas especies de aves. El humedal y los pastizales de la bahía son propicios para la nidificación de aves. Es una alternativa para no salir muy lejos del centro urbano.

6. Circuitos históricos

Los circuitos históricos son paseos que cuentan relatos de principios del siglo pasado. El Tren del Fin del Mundo es el más emblemático, vinculado con la historia del presidio y la construcción de la ciudad. El tren recorre las geografías del Parque Nacional Tierra del Fuego. Hay muchos itinerarios para descubrir algunos hitos históricos, como el barrio de los pioneros anglicanos, la antigua Casa de Gobierno o el Museo Marítimo.

7. Consejos para viajar a Ushuaia

El clima es un factor esencial a la hora de hacer las valijas. El clima oceánico frío de la región es inestable y puede haber eventuales nevadas en verano. Como otros destinos de la Patagonia, la mejor vestimenta es la que se utiliza en capas. Es imprescindible el uso de protector solar porque la radiación ultravioleta es muy alta. Si se ingresa por vía terrestre, el cruce en el estrecho de Magallanes requiere control de policía internacional y aduana.

Ushuaia cuenta con los mejores servicios para hospedarse y una gastronomía exquisita para recorrer. Se imponen los platos regionales con la centolla y los mariscos en el top. Pero las cartas son muy variadas y van a encontrar todos sus platos preferidos y los más tradicionales de la cocina argentina.