Descubrir los casamientos que tuvieron otras parejas es una de las cosas más lindas que pueden encontrar en este portal. No solo porque les pueden servir para ver el estilo, la inspiración y otros detalles de la boda, sino porque son una celebración constante del amor que deciden expresar dos personas.

En esta oportunidad, les compartimos la historia de Silvina y Victoria, dos mujeres que se la jugaron y se animaron a unirse para siempre. Eligieron un estilo relajado y bohemio y, rodeadas por el amor de sus seres queridos, sellaron una historia que comenzó, casi de casualidad, algunos años atrás.

Un amor nacido gracias a internet

Bien se sabe que en esta era nada queda fuera de internet y de las redes sociales. El nacimiento del amor de Victoria y Silvina tampoco. Se conocieron por Facebook en el año 2011 e intercambiaron sus teléfonos. Unos cuatro meses después de chatear, se conocieron en persona y a partir de allí... ¡no se separaron nunca más! 

Una decisión tomada entre las dos

Tal como ellas cuentan, la decisión de casarse fue tomada por ambas. Ya llevaban seis años en pareja, por lo que decidieron que era hora de dar un paso más en la relación. El primero de julio de 2017, justo el día de su aniversario, hicieron una cena romántica y se propusieron casamiento mutuamente. Ese es un gran rasgo que destacan de su pareja: el ser muy compañeras y compartir todos los aspectos importantes de su vida.

Momento de planificación

Como parte de su dinámica de pareja, ambas se consideran muy detallistas y exigentes. Y por supuesto, su boda debía salir perfecta y no tener ni un error. Pero esa característica de su personalidad hizo que vivan toda la organización de la boda de manera muy intensa y no sin algo de estrés, según cuentan ellas mismas.

Lo importante es que la boda salió tal cual como la habían planeado. Un dato muy importante: la comenzaron a planear un año y medio antes, y eso les fue de gran ayuda para que todo saliera soñado.

Una boda perfecta y mucho amor

Para celebrar su amor, Silvina y Victoria eligieron Deriva Resto, un precioso y espacioso lugar en San Isidro. Su casamiento fue al mediodía y al aire libre, lo que dotó la jornada de mucha sencillez, pero también de elegancia.

Su idea siempre fue que la boda sea simple, con una decoración cálida y delicada. La ceremonia fue civil, y la hicieron en la recepción, en un precioso patio que posee el hotel. Pero lo que más se destacó de su boda, fue el amor de todos sus invitados, que estaban realmente felices con el enlace y así lo mostraron todo el tiempo.

Un look muy femenino y sentador

Tanto Silvina como Victoria lucieron vestidos largos, con corte recto. Ambos vestidos fueron blancos, de Gustavo Ithurralde de ByBlos Couture, y con una impronta bohemia que les lució a las mil maravillas. Completaron su look con un tocado con flores, muy bien elegido para una boda al mediodía.

Las flores, las otras protagonistas

Como Victoria es amante de las flores, las chicas decidieron que la ambientación se destacara en ese aspecto. Para ello, contrataron una florista y ambientadora que se dedicó a hacer de cada rincón un lugar especial, llenándolo de color.

Del registro fotográfico, que ellas destacaron como increíble, se encargó Matías Savransky, y como pueden ver, captó de manera justa y emotiva los momentos más importantes.

Las bodas se destacan por el amor que se respira en el aire. En el proceso puede haber estrés, obstáculos o dificultades pero al final, siempre triunfan las ganas de compartir la vida. Victoria y Silvina, y tantas otras parejas que pasaron por este portal, son la muestra clara de eso. ¡Gracias por compartir sus historias! ¡Felicidades por ese gran amor!