Filmyco
Filmyco

Los flujos energéticos, ciclos y procesos naturales se vinculan con las fases de la luna. En la mitología y el calendario lunar estos procesos son más conscientes y aplican o aplicaban a distintos aspectos de la vida, las bodas entre ellos. Si están planeado el casamiento, descubran estas claves del vínculo entre la luna y el matrimonio.

1. La espiritualidad

Somosdos Fotógrafos
Somosdos Fotógrafos

La Luna siempre fue considerada como mediadora entre la Tierra y el Cielo, entre los dioses y los hombres. Los mitos, los símbolos y las religiones la asociaron con la fertilidad y la sabiduría. La luna marca sus ciclos de crecimiento, esplendor, declinación y desaparición. No tiene luz propia, la recibe del sol y la refleja. Como los humanos, es cíclica, y también como los humanos, es voluble o cambiante. De ahí la espiritualidad y el simbolismo metafísico que podemos encontrar en la luna y ver reflejados en nosotros mismos y nuestro entorno más cercano.

2. El ciclo lunar

Olga Martínez
Olga Martínez

El tiempo que transcurre para que la luna vuelva a pasar por la misma fase es de 29,5 días. Esto se conoce como período de lunación o mes sinódico. Dependiendo de su posición respecto a la Tierra y el sol, se irán dando las diferentes fases del ciclo, definidas por la intensidad de la luz que la luna proyecta hacia la Tierra.

  • Luna nueva: es el comienzo del mes lunar, también llamado novilunio. El satélite natural se encuentra situado entre la Tierra y el sol, de manera que su hemisferio iluminado no es visible para los humanos.
  • Luna creciente: comienza a vislumbrarse la superficie y la luna puede observarse durante el día y tras la puesta del sol. Con el paso de los días, esta iluminación es cada vez mayor.
  • Luna llena: también llamado plenilunio. La Tierra queda exactamente en el centro del sol y la luna, conformando un ángulo de 180°. La luna es visible toda la noche.
  • Luna menguante: es una fase en contraposición con el cuarto creciente. La luz comienza a menguar y la luna alcanza su cenit al amanecer.

3. ¿Qué representan las fases de la luna?

Lucas Álvarez Fotografía
Lucas Álvarez Fotografía

  • Luna nueva: la luna está por completo oscura. Es un tiempo de introspección, de viajar hacia el interior y estar quietos. De este modo, no es ideal armar reuniones, encarar proyectos nuevos o discurrir sobre temáticas complejas.
  • Luna creciente: las energías se renuevan y podemos crear proyectos, comenzar a planear el vestido de novia, ver estilos de tarjetas, definir ideas para souvenirs de casamiento, incluso, cambiar hábitos o iniciar una actividad nueva. Las novias pueden cortarse el cabello para el próximo peinado y que crezca con más energía. La luna creciente predice un matrimonio armonioso y feliz.
  • Luna llena: la energía de la luna está en todo su esplendor. Es una fase ideal para llevar a cabo los proyectos y poner énfasis en todas las intenciones nuevas que se verán potenciadas por la magia de la luna. La influencia positiva de la luna llena trae abundancia y augura un matrimonio fértil.
  • Luna menguante: comienza un tiempo de reposo y descanso. Los proyectos van llegando a su finalización. Con carácter más esotérico, la luna menguante es beneficiosa para dar corte a situaciones o poner fin a una etapa. Por ende, también es un tiempo para que las cosas no prosperen.

4. Supersticiones de casamiento

Julián Rulli Fotografía
Julián Rulli Fotografía

Algunas parejas más supersticiosas pueden contemplar los ciclos lunares y la influencia de los astros y los planetas regentes para elegir la fecha de boda. El cuarto creciente o la luna llena son las mejores fases para casarse y tener dicha y fortuna, según los simbolismos, la espiritualidad y los misterios de la luna. Los matrimonios que se celebren en luna nueva o cuarto menguante no correrán con la misma suerte.

Lo cierto es que la luna está presente en nuestras vidas y es favorita de las leyendas e historias de amor. ¿En qué luna se casan?