Por lo general, creemos que el protagonismo siempre se lo lleva la novia, pero no siempre es tan así, ya que hace bastante tiempo que muchos hombres empezaron a cuidar su aspecto con más empeño, ya sea manteniendo su cuerpo en forma, yendo a la peluquería o a la barbería, o cuidando diariamente su piel. Pero, ¿sabés realmente los pasos a seguir para realizar la limpieza de manera correcta y todos los cosméticos que deberías usar?

Limpiá tu rostro mañana y noche

Al levantarte, laváte la cara con agua tibia y un gel limpiador adecuado para tu tipo de piel, para que elimine el sebo y las toxinas que fueron depuradas durante la noche, nunca uses jabón de tocador, ya que contiene agentes abrasivos que alteran el PH de la piel y si querés conseguir una limpieza diaria un poco más profunda porque la piel de tu rostro es grasa, utilizá un gel limpiador que contenga agentes exfoliantes, si bien, no es un producto exfoliante como tal, con este paso además eliminarás las células muertas de tu rostro.

Repetí estos pasos antes de ir a dormir, ya que tu piel necesita estar libre de impurezas y suciedad durante la noche, que es cuando la piel se oxigena, se depura, se repara y los restos de suciedad en la piel, dificultarán este proceso.

Tonificá tu rostro

Luego de la limpieza facial, aplicá tónico sobre tu rostro para asegurar por completo que los restos de suciedad y gel limpiador hayan sido retirados. Además, deja una sensación de frescura e hidratación muy agradable.

Usá loción aftershave después del afeitado

Durante el afeitado, la piel es agredida y el manto lipídico resulta dañado, a su vez, en ocasiones sufrís cortes al pasar la maquinita de afeitar y utilizando loción aftershave tras el afeitado, conseguirás calmar y suavizar la piel, así como también una mayor recuperación por sus propiedades cicatrizantes. Es importante saber, que este producto es específico para las zonas del rostro que sufren el afeitado, por tanto, aplicarlo en la frente, por ejemplo, no surtirá ningún efecto.

Utilizá sérum antes de la crema hidratante

Diariamente, siempre tras el afeitado, mañana y noche deberás hidratar la piel, pero antes de tu crema hidratante habitual, aplicá sérum en tu rostro para reparar la piel, dado que el sérum actúa directamente en las capas más profundas de la piel. Es un producto de una acción específica, así que, según lo que quieras conseguir, deberás optar por distintos tipos de sérum, los hay antiarrugas, hidratantes, reafirmantes, etc.

Aplicá contorno de ojos

Una vez que finalizaste la limpieza de tu cutis, aplicá una pequeña cantidad de crema para el contorno de ojos, al ser un producto más concentrado, no lo acerques demasiado a tus ojos porque podría producirte irritación, a su vez, al ser una zona muy sensible, utilizá los dedos anulares o meñiques, que son los que tiene menos fuerza y aplicá la crema dando pequeños golpecitos sobre párpados, zona de ojeras y abanico de la risa o más conocido como patas de gallo, de esta forma, vas a prevenir la presencia de signos de cansancio, futuras arrugas, calmarás la zona reduciendo la posibilidad de la aparición de bolsas y atenuarás las ojeras.

Hidratá tu piel a diario y protegela del sol

Los serums reparan la piel de manera más profunda y especifica pero no suelen ser hidratantes, para eso deberás aplicarte tu crema de día con propiedades hidratantes, luego de tu limpieza nocturna, una crema de noche con propiedades reparadoras, y al finalizar todo el proceso, ¡no te olvides del protector solar!

Hidratá la piel de tu cuerpo

Usá crema para el cuerpo luego de bañarte, conseguirás hidratar la piel, como también evitarás la sequedad y las picazones características de una piel seca, insistí en la zona de los codos, una zona muy propensa a la sequedad y a la concentración de células muertas.

Exfoliá la piel de tu rostro y tu cuerpo una vez por semana

Una vez a la semana, deberías hacerte una exfoliación facial y corporal con los productos específicos para cada caso, de esta manera, eliminarás las células muertas y renovarás la epidermis.

Aplicá una mascarilla facial tras la exfoliación

Además, luego de la exfoliación facial, aplicá una mascarilla calmante y nutritiva para mantener la buena salud de tu rostro, las mascarillas funcionan como un intensivo para tu piel, nutriéndola, devolviéndole la luminosidad y también la energía que pierde con el día a día, manteniendo la humedad y limpiando profundamente los poros.