Jaspe
Jaspe

El otoño y la primavera embargan los escenarios de colores, texturas y aromas. Durante el invierno, los destinos más demandados son los de cumbres nevadas. Por otro lado, es una opción para encontrar propuestas más económicas porque son menos concurridos en esta época. En verano las playas, el sol y el mar congregan a la mayoría de las parejas de recién casados para descansar y disfrutar en un entorno idílico.

1. Destinos de otoño

San Martín de los Andes

El otoño en San Martín es una de las postales más increíbles por sus colores ocres y rojizos que comienzan a teñir los árboles y las luces de la montaña. A orillas del lago Lácar, este destino es perfecto para aprovechar propuestas remolonas del verano. También es un destino de invierno para practicar deportes de nieve, trineos y caminatas con raqueta.

Ruta del vino en Mendoza

Fines de verano y principios de otoño es la época ideal para recorrer alguna de las rutas del vino en Mendoza. Luján de Cuyo y Maipú o la región del Valle de Uco ofrecen una amplia gama de bodegas con paseos, cabalgatas por los viñedos, degustaciones y almuerzos gourmet. Mendoza tiene una oferta de turismo de aventura muy variada entre sus ríos y montañas.

Valle de Traslasierra

Esta zona cordobesa ubicada al oeste de la provincia alberga varias localidades turísticas, como Villa Dolores, Mina Clavero, Villa de las Rosas, San Javier. Las sierras y las propuestas de aventuras en entornos agrestes conforman un plan ideal para un viaje de bodas cercano. La región se encuentra atravesada por diversos cordones, volcanes, palmares, bosques y ríos.

2. Destinos de invierno

Villa La Angostura

El Cerro Bayo es el centro neurálgico de Villa La Angostura para esquiar y disfrutar de la temporada invernal. Es un complejo boutique con todos los servicios de un centro de montaña, perfecto para los novios que gustan de los deportes de invierno. El hospedaje en esta pequeña ciudad neuquina siempre resulta cálido por la hospitalidad de su gente.

Cataratas del Iguazú

La selva subtropical es más llevadera en invierno, cuando las temperaturas son menos sofocantes. Este destino es un clásico porque siempre se encuentra algo sorprendente o se descubren nuevos atractivos. Puerto Iguazú tiene diferentes hospedajes que ofrecen un descanso singular por el entorno de naturaleza y verde que los caracteriza en su mayoría.

Norte argentino

Las provincias del norte están atravesadas por la historia del país con vínculos folclóricos y ancestrales. El carácter autóctono y los cerros multicolores dan el marco de un viaje de bodas único por los valles y las quebradas que invitan a disfrutar del clima más seco y soleado del invierno. Algunos ineludibles son la Quebrada de Humahuaca y la ruta del vino en Cafayate.

3. Destinos de primavera

El Calafate

Esta propuesta está vinculada con el Parque Nacional Los Glaciares, su atractivo estrella para disfrutar de los paisajes de hielo y colores turquesas que se mimetizan con el ambiente. Se puede combinar con El Chaltén, un destino lleno de experiencias en plena naturaleza, ideal para practicar trekking y ascenso, por ejemplo, a la Laguna de los Tres con increíbles vistas del cerro Fitz Roy.

Puerto Madryn

Esta ciudad de la costa chubutense sorprende por la fauna. En invierno comienza a llegar la ballena franca austral, que elige las aguas cálidas de los golfos San Matías y Nuevo para la reproducción y la cría de los ballenatos. La temporada se extiende hasta diciembre. A su vez la primavera trae a los pingüinos de Magallanes a Punta Tombo, una reserva natural al sur de Trelew.

Termas de Río Hondo

Toda la ciudad se asienta sobre napas mesotermales, cualidad que está potenciando la oferta de servicios de aguas curativas o relajantes. La costanera bordea el río Dulce, con espacios verdes, palmeras y bicisendas. Otro detalle para parejas que buscan tener todo a mano, una estadía de lujo y un presupuesto controlado, el primer “all inclusive” de Argentina se encuentra en este destino.

4. Destinos de verano

Las Grutas

Esta villa balnearia de la Patagonia reúne cada vez más visitantes y se ubica en el top de las mejores playas sudamericanas, aunque todavía es poco conocida. Son playas extensas con acantilados y grutas que dan un marco de relax, sobre todo sumando su microclima particular y las aguas cálidas que favorecen una estadía perfecta de verano.

Playas de Brasil

Si la idea es disfrutar de las playas y el sol en Brasil, la oferta es bien variada. Desde playas muy concurridas hasta los destinos paradisíacos, las reservas naturales y las construcciones históricas. La región sur es más popular porque es perfecta en cualquier época del año. Entre estas propuestas, Búzios, Río de Janeiro, la península de Porto Belo y Florianópolis.

Pucón, Chile

Para disfrutar de actividades al aire libre, la mejor temporada para visitar Pucón es el verano. Con el telón del volcán Villarrica y el lago del mismo nombre, esta opción tiene lugares imperdibles para caminar o acampar. Pucón también es conocido por sus centros de aguas termales que brotan por todo el parque nacional y por la gastronomía intercultural.

Lo cierto es que esta lista es acotada. Hay muchos más destinos para disfrutar según la época del año. La luna de miel ocupa un lugar especial dentro de la organización de los casamientos y no deja de generar anhelos y ansiedades.