Una pareja relajada que tuvo un casamiento a su estilo. La organizaron con mucho tiempo de anticipación, por lo que llegaron a ese día con mucha tranquilidad, apenas ultimando unos detalles, pues estaba todo cubierto. Macarena y Leandro tuvieron una boda al aire libre, de noche, donde primó la diversión y la buena onda entre todos. El festejo fue en Dalt Vila y el reportaje fotográfico estuvo a cargo de Bleu Estudio.

El nacimiento de una linda historia de amor

Si las universidades contasen la cantidad de parejas que vieron nacer… De esa manera también surgió el gran amor entre Macarena y Leandro. Se conocieron en la facultad, ya que ambos estudiaron Farmacia. En un principio, sólo cursaron una materia juntos, por lo que no se veían muy seguido. Pero un año después, y bajo otras circunstancias, se volvieron a cruzar y comenzaron a salir. Al año y medio ya probaron la convivencia y comenzaron su vida de pareja más consolidada, sin esperar todo lo que les depararía la vida después.

Una propuesta de casamiento en un lugar paradisíaco

Cuando se encontraban de viaje en Cartagena (Colombia), llegó el momento de dar un paso más en la relación. Mientras estaban en la playa decidieron que querían casarse, y ese mismo día fijaron la fecha: un sábado de un año después, el mismo día de su aniversario. Una pareja muy práctica, pero a la vez muy romántica. Ellos mismos se autodefinen como una dupla que tiene una complicidad única.

Una boda sencilla, al estilo campestre

Para su casamiento, se decidieron por una decoración rústica y fresca, donde se destacaron los arreglos florales simples, acompañados de caminos de arpillera. Sencillos pero, sin duda, hermosos. Por otra parte, eligieron no poner mesas, sino pequeñas mesitas ratonas a modo de living.

Para el buffet, prefirieron comida autoservicio, y un mozo que sólo estuvo sirviendo en la recepción. Para la mesa dulce, dispusieron de mesa para que cada invitado vaya y pruebe lo que desee.

El altar también fue decorado con telas de arpillera, mientras que en las galerías se lucieron lindas guirnaldas de tela.

Ceremonia simbólica

El enlace civil fue un día antes de la celebración, lo mismo que la ceremonia religiosa. Ambos eligieron que en ambas solo estén sus familiares más cercanos, que fueron entre diez y doce personas.

Para la ceremonia laica, un maestro de ceremonia les dedicó unos fragmentos sobre el amor, se pusieron los anillos y lo consagraron con un gran beso.

Atuendos con mucho rock

Tanto Macarena como Leandro son dueños de un look con mucha personalidad. Ella eligió un vestido en corte recto con espalda descubierta; la falda en blanco liso, la parte de arriba en encaje. Un modelo súper sencillo pero con mucho estilo.

Leandro, por su parte, eligió un traje negro, con un toque especial: usó tiradores y moño. Además, lució un boutonniere a tono con las flores del ramo y el tocado de ella. ¡Cuidaron hasta el último detalle!

No hubo imprevistos que nublen tanta dicha

Si bien se les presentaron algunos pequeños inconvenientes, como que la banda haya tenido que armar los equipos en el césped, o la inesperada lluvia durante el carnaval carioca, nada pudo opacar tanta felicidad. La fiesta siguió a pesar de todo, y Macarena y Lautaro tuvieron la boda que planearon con anticipación, la que querían que fuera sencilla, y, sobre todo, la que logre que todos sus amigos la pasen bien, cosa que fue así.

Al día siguiente de su casamiento, Maca y Lean partieron de luna de miel a Camboya y Tailandia, un destino exótico y con playas sumamente románticas, un gran inicio para esa hermosa vida de casados que seguramente tendrán. ¡Nuestros mejores deseos!