Disponer a los invitados en sus respectivas mesas es una actividad que requiere de mucha organización, pero también de un toque de originalidad. Para salir de la clásica numeración de las mesas de boda, les proponemos siete ideas para denominarlas de forma creativa y divertida, y para que al llegar, sus invitados se sorprendan gratamente.

1. Recorriendo el mundo

Una de las formas en que pueden jugar con el nombre de sus mesas de bodas es colocándoles nombres de ciudades o países. Pueden pensar en aquellos sitios que hayan visitado juntos e inclusive colocar fotos de ustedes durante ese viaje. Otra alternativa puede ser que simplemente usen nombres de países a los que les gustaría ir juntos en algún momento o por el que sientan alguna admiración particular. Pueden completar la deco de las mesas de boda con fotografías del lugar.

2. A puro ritmo

La música es una de las artes que más atraviesa todos los aspectos de la vida. Como pareja, posiblemente tengan gustos en común respecto de algún género en particular o alguna banda. Para aprovechar este aspecto, pueden nombrar a las mesas en el salón con nombres de grupos musicales o artistas solistas que les gusten o, inclusive, agrupar a sus amigos en una mesa que se identifique con su elección. Así, por ejemplo, pueden tener la mesa “Rock and Roll” para los más rebeldes.

3. La vida es una película

El cine ha dado al mundo grandes títulos cinematográficos, que quedaron en la memoria de todos. Como forma de homenajear a esos clásicos de todos los tiempos que ustedes también aman, pueden denominar a sus mesas con nombres de películas. En lo posible, traten de colocarla en la versión en español, para que resulte más fácil para sus invitados encontrar su ubicación. Al igual que con la música, pueden relacionar el grupo de la mesa con el nombre de la película. ¿Ya imaginan quiénes pueden ir en la mesa de la película “Qué pasó ayer”?

4. Sabor y picante

Las comidas son uno de los placeres más grandes y los argentinos sabemos muy bien cómo disfrutarla, pues es parte de un ritual diario que reúne familias y amigos. Para hacer más entretenidas las mesas de la boda, los invitamos a que piensen nombres de comidas para cada una de ellas. Las opciones son muy variadas: pueden inclinarse por comidas típicas de cada país, jugar con nombres de platos regionales, hacer alusión al menú de la boda o a sus comidas preferidas.

5. Estilo floreado

Para aquellos novios amantes de la naturaleza, les proponemos pensar en nombres de flores para mesas de boda. Las flores tienen una delicadeza y un colorido hermoso y particular que pueden aprovechar también para la decoración de los centros de mesa. Si se animan, inclusive pueden acompañar los carteles con los nombres de las mesas con un ramo pequeño de las flores de cada una de ellas.

6. Emociones a flor de piel

Los sentimientos, esos sustantivos que usamos para ponerle nombres a nuestros estados de ánimo pueden convertirse también en nombres para sus mesas en el casamiento. Imaginen y hagan una lluvia de ideas sobre cuáles son los sentimientos que sienten al casarse, lo que les genera que las personas que mas quieren los acompañen y lo que les inspira la noción de empezar una nueva aventura. Palabras como amor, amistad, alegría, felicidad, cariño pueden ser algunos ejemplos.

7. Profesiones y oficios

Muchas parejas se conocieron en su lugar de trabajo, por lo que comparten, además de la vida, la misma profesión. Este detalle puede ser una oportunidad única para agrupar a sus amigos según la tarea que desempeñen en su vida profesional, o hacer alusión a detalles propios de cada una de ellas. Por ejemplo, si son docentes pueden agruparlos por la materia que dictan.

Tanto amigos como familiares quedarán encantados con la idea de estar agrupados en mesas con nombres fuera de lo común. Con un poco de imaginación, creatividad y la inspiración de este artículo, seguro encontrarán denominaciones muy originales para cada una de sus mesas. ¡Hora de pensar!