Leo Furió
Leo Furió

Cada miembro de la pareja debe tener la libertad de poder expresar sus opiniones de manera libre, aunque hay algunas que generan rispideces. Esto no implica que se deban evitar ciertos temas, pero sí saber gestionarlos. Y esto puede abarcar temas cruciales como la política o la religión, o cuestiones más cotidianas, como las que afrontarán al organizar la boda: la elección de las tarjetas de casamiento, los tipos de souvenirs de casamiento y hasta el tipo de vestido de novia. Les dejamos consejos para saber manejar estas situaciones.

Temas cruciales: cómo manejarlos

Ops Fotografía y Diseño
Ops Fotografía y Diseño

Hay temas que a nivel social siempre generan polémica y marcan posiciones diametralmente diferentes. Temas como la política, la religión, y otros de interés general son parte del debate diario y es normal que se trasladen al interior de la pareja.

Si con tu pareja tienen opiniones diferentes en estas temáticas, puede transformarse en una molestia permanente, porque se trata de convicciones personales que no cambian de un día para el otro. El respeto es la base para poder convivir, aunque pueden tener en cuenta otros consejos que también pueden servir para manejar charlas menos polémicas, como lo puede ser una disparidad de perspectiva en la torta de casamiento sencilla, en los colores para la boda o en el tipo de souvenirs de casamiento económicos.

Posiciones ideológicas diversas: qué hacer

Leo Furió
Leo Furió

Una ideología tiene que ver con la forma con que uno se posiciona ante la vida, y por ello, marca toda en gran parte personalidad de la persona. Posiblemente sean una pareja que tienen visiones de la vida similares, aunque pueden existir tópicos en los que difieran.

Lo principal es saber, cuando se discuten esos temas, que la otra persona piensa tal o cual cosa por convencimiento, y no por generar una discusión. Por ello, cuando esta no lleve a ningún lado, es preferible terminarla sin quedar enojados, entendiendo que es sano no pensar de manera similar.

Saber qué decir para evitar un problema

Leo Furió
Leo Furió

Uno conoce que su pareja piensa de tal o cual manera sobre un tema específico y, por eso, —y en especial con aquellos que son más difíciles de conversar— no tiene sentido provocar una discusión de la nada. Esto no quiere decir que no puedan debatir de manera diaria sobre los temas de actualidad, pero sí hacerlo con la intención de intercambiar opiniones, no de atacar. Siempre es mejor evitar los comentarios sarcásticos e irónicos que no aportan ni suman al debate.

La comunicación: la mejor vía para resolver

Deborah Dantzoff
Deborah Dantzoff

Como para todos los aspectos de la pareja, la comunicación es la mejor vía para poder manejar temas difíciles, ya sean propios de la dinámica de la relación o de temas que están por fuera, pero que igualmente merecen ser conversados.

El objetivo debe estar puesto en una conciliación y en entender que el otro es una persona distinta, con otras experiencias y por tanto, con derecho a mirar el mundo desde otro lugar. La charla es buena siempre que no se eleve de tono y que, en definitiva, vaya a llegar a algo productivo. Si esto no sucede, es preferible dejar algunos temas para debatir con otras personas.

Una relación se construye día a día

Sanchez Millar - Creadores de recuerdos
Sanchez Millar - Creadores de recuerdos

Seguramente, antes de casarse conozcan qué piensa su pareja sobre ciertos temas. Pero quizás, durante la organización de la boda y durante el matrimonio, puedan surgir algunos que los sorprendan. Estará en manos de la pareja y de cada miembro cómo toma ciertas posiciones. Se sabe que con algunas se puede convivir perfectamente, y que con otras, todo puede volverse más ríspido. Allí el amor, el respeto y la tolerancia jugarán un papel crucial.

Si pueden ponerse de acuerdo sobre el estilo del vestido de novia 2020, el look del novio, detalles como la deco y hasta en las ideas para souvenirs de casamiento, quiere decir que saben conversar y elegir lo mejor para ambos. No es un trabajo fácil y requiere paciencia, pero la recompensa de una pareja sana y respetuosa, es única.

Toda pareja tiene divergencias de posiciones, en diversos niveles. Algunas pueden ser más profundas y otras más fáciles de debatir, como los temas que se relacionan con el casamiento. En ambos casos, es el respeto la forma de hacerlo fluir. Si no te gusta la misma torta de casamiento que a tu pareja, o preferís otro tipo de invitaciones de boda, solo charlando y con mucho amor, se puede dirimir.