Ponerse de acuerdo a la hora de elegir el destino de la luna de miel muchas veces puede ser un tema complicado y, más aún, cuando en la pareja cada uno tiene sus gustos personales; por lo general está el que le gusta la playa o la montaña y la aventura o el que ama las grandes ciudades.

Nuestra propuesta no precisamente reúne absolutamente todas estas opciones mencionadas, pero les aseguramos que la combinación que mezcla ciudad y playa ¡Les va a encantar! A continuación les contamos las posibilidades que ofrece cada destino:

New York

Inmortalizada en películas y canciones, porque Nueva York y el romance van de la mano, es una ciudad hermosa y mágica en cualquier época del año gracias a sus cálidos y numerosos restaurantes, a sus famosos teatros, sus museos e interminables atracciones, además de los pintorescos hoteles y compras de todo tipo que podés realizar.

Realmente te ofrece un ambiente junto con un estilo de vida único, que no te podemos contar porque hay que vivirlo y sobre todo disfrutarlo.

No pueden dejar de asistir a un musical en Broadway, pasar una noche en el Times Square, recorrer de un lado a otro el Puente de Brooklyn, disfrutar de una tarde de compras en la 5th Avenida o sentirte como un bróker en Wall Street. Y, ¿qué sería más romántico que el reflejo de los rascacielos de Nueva York sobre el agua? Por eso, no pueden perderse subir a bordo del NY Waterway Cruise, para navegar al caer la noche, visitar la Estatua de la Libertad o contemplar gratis desde el Ferry que va a Staten Island. Por eso, relájense comiendo o cenando a bordo del World Yacht Cruise o tomen un tour alrededor de la isla de Manhattan en el Circle Line. Son solo algunas de las cosas que sólo se pueden hacer en Nueva York.

Sin duda, New York se ha convertido en los últimos años, por mérito propio, en la capital más cosmopolita y cultural del mundo.

Riviera Maya

Después de los días intensos y ajetreados en “la gran manzana” llegó el momento de relajarse y qué mejor manera que pasar a la segunda etapa del viaje disfrutando de las aguas cristalinas y la exuberante naturaleza del Caribe.

Riviera Maya ofrece arenas finas, cocoteros, confortables reposeras y el barcito del hotel a dos pasos de ustedes. Nada mejor para reponerse del cansancio del casamiento y los paseos por la ciudad de New York que tirarse en la playa con un Daikiri de frutilla en la mano.

Realmente es imposible ir a la Riviera Maya y no maravillarse con sus espectaculares barreras de corales haciendo Snorkel, o buceando, de la mano de un instructor experimentado. A su vez, no pueden dejar de vivir la experiencia de descubrir el fondo submarino de la Riviera Maya.

Pero no solo de playas se vive en ese destino, también tiene otros atractivos como las espectaculares ruinas mayas, con su fastuoso complejo arqueológico; entre los más importanteS, se encuentra Chichen Itzá, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO y desde 2007 considerado también como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. La pirámide de Kukulkán es uno de sus mayores exponentes.

Otro vestigio de la antigua civilización maya podrán encontrar en Tulum, la única zona arqueológica que se asienta a orillas del mar.Y, a 70 km, descubrirán Playa de Carmen, de arena blanca y muy visitada por los turistas. Xcaret, Aktun Chen y Xel-Há son algunas de las maravillas que no pueden dejar de visitar y dejarse sorprender por su increíble flora, su fauna autóctona, sus increíbles cuevas y cenotes.

Ahora sí, todo preparado para este viaje que les aseguramos que será ¡inolvidable!