Los ramos de novia de tela son una propuesta original y diferente, porque podrás hacer con tus propias manos, un recuerdo único para quien lo reciba en el momento de "tirar el ramo". Además, tienen la ventaja de que estas flores no se marchitan. Por eso elegimos este DIY traído directamente desde Francia: un precioso bouquet de flores de tela con el que sorprenderás a todos.

Los materiales que vas a necesitás

  • Un metro de tela del color que más te guste y que combine con tu vestido. El satén, la gasa y la muselina u organza, son las telas ideales para las flores.
  • Perlas, botones o cristales de un color que combine con la tela que elegiste
  • Alambre de unos 0,8 mm de grosor
  • Tela o cinta verde
  • Fieltro verde
  • Pistola de silicona
  • Cinta decorativa
  • Tijeras
  • Encendedor
  • Plumas

Creamos las flores

Primero, dibujamos círculos de diferentes tamaños en la tela; no hace falta que sean perfectos, se consigue que sean más naturales si son irregulares.

Recortamos los círculos y con el encendedor quemamos ligeramente los bordes para que la tela no se despeluche.

Formamos la flor superponiendo varios pétalos, unos 5 o 6, y pegando con la pistola de silicona, del más grande hasta llegar al centro más pequeño. Luego completamos el centro pegando las perlas, o el elemento decorativo que hayamos escogido.

Hacemos el tallo

Para ellos cortamos tallos de 15 cm; uno para cada flor. Luego doblamos el alambre por uno de los extremos, para crear una base para enganchar la flor. Con la tela o cinta verde forramos el alambre y lo pegamos con la pistola de silicona por los extremos. Debes asegurarte de que la tela quede bien tirante.

Unión: flor y tallo

Para unir la flor con el tallo, recortamos un pequeño círculo de fieltro verde y lo pegamos junto con la base de alambre a la parte de atrás de la flor. Así simulará las hojitas verdes que envuelven a las rosas.

Para un ramo de novia necesitas unas 45 o 50 flores. Una vez que tenemos listas todas las flores con sus tallos, es momento de confeccionar el ramo. Si querés podés agregarle algunas plumas (del mismo modo que con las flores, y podés hacerles un tallo si no lo tienen). Todos los tallos deben tener la misma medida y debes asegurarlos con pasadas de cinta con pegamento. Para terminar podés decorar el mango desde donde vas a sujetarlo con encaje, cintas de otro color o un precioso moño, incluso podés ponerle cristales, botones o perlas.

¡Y listo, ya tenés un ramo de novia único y hecho por vos misma!

*Material cedido por Mariages.net

También te puede interesar:

Souvenir DIY con broches: mini novios que se besan