Snow Producciones
Snow Producciones

Tus alianzas o el anillo de compromiso son testimonios de los acontecimientos que los llevaron al vínculo matrimonial. Para esto enviaron hermosas tarjetas de casamiento y organizaron una boda con todo: souvenirs originales, detalles para los invitados y una grandiosa torta de casamiento. Con estas joyas perfectas surgen las dudas sobre el cuidado para que luzcan siempre como la primera vez. Aquí les dejamos algunas ideas útiles para poner en práctica.

1. Anillo de diamantes

El solitario de diamantes suele ser el anillo más habitual en el pedido de mano. Para las novias románticas que eligen vestidos de novia para civil de corte clásico, esta joya cae estupenda. El diamante es una piedra preciosa de extrema dureza, pero no está exento de cuidados. Con los miramientos necesarios en cuanto a su uso, por ejemplo, tener cuidado cuando se manipulan objetos metálicos que puedan dañar la superficie o sustancias grasosas o cremosas que manchen el diamante o se introduzcan en sus recovecos, es posible mantener el anillo en buen estado.

2. Limpieza casera

Para que el anillo de diamantes luzca como el primer día, podés hacer una limpieza sencilla que le va a devolver su lustre original. Para ello, poner unas gotas de detergente común con agua templada y unas gotas de amoniaco en un recipiente; remojar 15 minutos; frotar con un cepillo de cerdas naturales (dental o de uñas); enjuagar con agua limpia y secar con un paño suave. Todo el brillo vuelve a ser protagonista. Este tip se aplica a las alianzas de oro o platino.

3. Anillos de esmeralda o zafiro

Otros anillos de compromiso llevan esmeraldas o zafiros. Ambas piedras son muy delicadas, por lo que recomendamos no hacer las tareas domésticas con la joya puesta y mantenerla fuera del calor de los radiadores. Ambas piedras requieren limpieza en seco, que se puede llevar a cabo con un cepillo pequeño o un hisopo de higiene personal. Si es una pieza antigua, el consejo es acudir a tu joyería amiga.

4. Oro

El oro de 18 quilates es el material más tradicional en alianzas de matrimonio, como los vestidos de novia sencillos. Su resistencia hace que sea una joya eterna, sin embargo, puede rayarse en la superficie. En este caso, es necesario que lo lleves a la joyería para una recuperación del acabado. Las alianzas de oro blanco requieren mayor atención en el cuidado, al tratarse de una aleación. Los expertos recomiendan hacerle un baño de rodio cada dos años aproximadamente. Este procedimiento también lo hacen en la joyería.

5. Plata

La plata tiende a oxidarse, aunque las grasas naturales de la piel contrarrestan este efecto. Las alianzas rodiadas pueden limpiarse con un paño de algodón humedecido con agua tibia y jabón de lavar la vajilla. Para acabados mate, arena o hielo, una buena técnica es limpiar la plata con bicarbonato, sin embargo, no se aconseja para acabados brillantes porque puede provocar rayas. Otros consejos indican evitar la limpieza ultrasónica y los productos con amoniaco.

6. Titanio y carbono

Estas alianzas de estilo vintage combinan muy bien con los vestidos de novia con encaje como nuevas alternativas a las alianzas de oro. El carbono se mantiene inalterable con el uso, pero el titanio tiende a rayarse, a pesar de su resistencia. En este caso, el joyero lo soluciona con un pulido sencillo.

Rosler Rings
Rosler Rings

7. Platino

Si elegiste este material para tus alianzas mientras buceabas en las tarjetas de casamiento originales, te contamos que este metal maleable y denso se ha convertido en un elemento muy utilizado en la joyería fina. Son piezas muy resistentes, por lo que resultan muy adecuadas para un uso cotidiano y activo, sin embargo también pueden rayarse o tomar un tono envejecido. Para su limpieza, se recomienda una solución de agua templada con jabón y luego frotar con un cepillo de cerdas suaves.

8. Cuidados en el verano

Si estás de vacaciones y no querés separarte de tu joya, entonces los cuidados se relacionan con la arena que puede colarse por el engaste de garras del anillo o el agua salada que puede corroer las piezas. Sin embargo, el riesgo más importante es perder el anillo mientras disfrutás de las cálidas aguas de mar o de la piscina. Por un ratito, es mejor guardarlo en tu joyero, en un apartado individual.

9. Elementos prohibidos

Hay elementos de limpieza que maltratan los metales. Algunos de los que nunca debés utilizar para limpiar las alianzas o manipular para otros menesteres sin quitarte la joya son la lavandina, el cloro, los blanqueadores, los limpiadores antical y las tinturas. Son todos elementos corrosivos para tus joyas que provocan daños en los acabados o, incluso, pueden decolorar las alianzas.

Con estos consejos sencillos, el cuidado profesional será más espaciado en el tiempo. Si ya te decidiste por el alquiler del vestido de novia, que la ansiedad no te haga olvidar de las flores y los souvenirs de casamiento. También podés relajarte, tomar un café y pispear las curiosidades sobre el anillo de compromiso. ¡Imperdibles!