Pocos eventos han captado tanto la atención de la prensa mundial como el casamiento de la Princesa Diana, conocida como Lady Di, y el Príncipe Carlos. 40 años después de una de las bodas reales con más relevancia, muchas parejas se siguen inspirando con el evento. Hoy recordamos cómo fue la mítica celebración y les compartimos todos los detalles para que elijan si quieren incluirlos en su casamiento.

Una boda que sirve como inspiración

Princess Diana Archive / Getty Images
Princess Diana Archive / Getty Images

No es ninguna novedad que los casamientos de las familias reales despiertan siempre un gran interés en la población en general. La suntuosidad con que se desarrollan y todo el despliegue los convierten en eventos únicos. Por eso, la boda entre Carlos de Gales y la adorada Princesa de Corazones, apodo con el que se conocía a la Princesa Diana Spencer, no fue la excepción, y aun hoy, cuarenta años después, este casamiento sigue dando que hablar y sigue siendo la inspiración para muchas parejas que van a dar el sí.

Un vestido de novia digno de una princesa

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Princess Diana (@dianaforeverremembered)

En cuanto al vestido de novia de Lady Di, en primer lugar hay que decir que, tal como se estila en la realeza, fue un vestido con mucha presencia. Muy a tono con las tendencias que hoy mismo se están usando, la prenda que usó Diana se destacó por las mangas abullonadas, una falda con mucho volumen, encajes y bordados. El romanticismo que desprendía la prenda fue lo más notable del vestido y es un estilo que se puede ver en muchas prendas nupciales actuales. Un dato increíble y curioso: el vestido de Lady Di tenía nada menos que diez mil lentejuelas y perlas de nácar. ¡Toda una obra de arte!

Flores en cascada

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lady Diana, Princess of Wales (@lady.diana._)

Siempre de vanguardia, la querida Diana lució en su boda un ramo de flores en cascada que midió casi un metro de largo. Estuvo elaborado con orquídeas, gardenias y rosas, todo en color blanco y amarillo, que caían suavemente sobre la grandísima falda de su vestido. Este tipo de ramos de utilizan actualmente en bodas al aire libre y de estilo natural, y resultan muy llamativos y sentadores. Se los acompaña con hojas verdes, tal como lo hizo Diana en su boda.

Complementos sutiles pero encantadores

 William Thomas Cain / Getty Images
William Thomas Cain / Getty Images

El vestido y el velo de novia tenían de por sí la suficiente presencia y protagonismo, por lo que la elección de los accesorios de la Princesa Diana fue inteligentemente realizada. Se sabe que Diana era muy amante de la moda y se cuidaba con cada detalle. Para sus pies, eligió zapatos bajos sin taco realizados en satén de seda, con adornos de corazón y casi 600 perlas. Eligió un velo extra large que tapó su rostro. Por supuesto, como miembro de la realeza, lució una tiara nupcial, llamada Spencer Tiara, una reliquia que estuvo durante décadas en su familia.

Una torta para admirar

Princess Diana Archive / Getty Images
Princess Diana Archive / Getty Images

Otro de los elementos muy característicos de la boda de Diana y Charles el 29 de julio de 1981 fue la torta de nada menos que cinco pisos que convidaron a sus invitados. La torta de casamiento se trató de toda una obra de arte: cada piso estaba realizado con una perfección geométrica y en los costados se la decoró con símbolos reales. Siguiendo la misma estética del ramo de flores, se la ornamentó de blanco con una cascada de flores cayendo por encima. La torta se llevó todas las miradas y este estilo con altura sigue siendo utilizado en las bodas más elegantes.

Si bien las nupcias de la realeza tienen una extravagancia propia de quien viene, muchos elementos pueden ser usados como inspiración para sus propios casamientos. Como ven en el caso de Lady Di y Carlos, la actualidad que reviste esta boda luego de 40 años es digna de admirar y, por qué no, copiar.