Andrés y Nadia se conocieron mientras estudiaban en la Universidad del Cine. Sin embargo, no fue sino algunos años después que se reencontraron para nunca más separarse. Tres años de noviazgo y dos y medio de convivencia después llegó la propuesta. El 9 de diciembre de 2017 sellaron su historia de amor con una emotiva ceremonia y una fiesta donde no faltó nada. Te invitamos a descubrir esta maravillosa boda donde la temática elegida fue —¡cómo no!— el cine, y en la que el reportaje fotográfico estuvo a cargo de Fotopía.

La propuesta más romántica

Andrés pensó que la mejor forma de sorprender a Nadia era regalándole una de las cosas que más disfruta: un libro. Fue así que decidió comprar uno, escribió la gran pregunta en la primer página, lo envolvió y lo colocó debajo de la almohada de ella. Esa noche, cuando Nadia se acostó sintió algo raro en la cabeza, ¡su alegría y sorpresa fueron inmensas cuando se encontró el libro con la romántica propuesta!

Una boda 100% personalizada

Creativos, divertidos y compañeros. Así se definen, y así quisieron que esas características se reflejaran el día de su casamiento. Amantes del cine y la literatura, decidieron que todos los detalles de la boda reflejaran esa pasión compartida. Desde la música hasta la decoración y la animación, cada momento y rincón de su fiesta fue mágico y 100% personalizado.

Ceremonia y fiesta

La ceremonia fue en la terraza del Mercado del Hotel Faena. Nadia entró del brazo de su papá, y sorprendió a Andrés con una canción de su película favorita: Star Wars. ¡Inmediatamente él se puso a llorar de la emoción! Una banda de jazz amenizó el emotivo momento, en el que la ambientación y la música crearon un escenario muy romántico y bucólico.

La fiesta siguió en el Faena Art Center. Desde el principio de la planificación, Andrés y Nadia tuvieron claro que querían que cada sección del casamiento destacara y tuviera su propio protagonismo. Por eso, quisieron que cada momento fuera divertido y original, y que sus invitados se encontraran con diferentes sorpresas a lo largo de la celebración. Para conseguirlo, crearon una ambientación mágica, aprovechando la elegancia y el estilo moderno del salón e incluyendo detalles personalizados, como por ejemplo claquetas numeradas para indicar la ubicación de las mesas.

Look de los novios

Nadia lo tuvo claro desde el principio; el día de su boda quería lucir un vestido de Rosa Clará. Eligió un modelo elegante y sofisticado, luciendo una falda con volumen y una espalda 100% romántica. Lo complementó con unos delicados guantes y un ramo en tonos rosas y lilas. Andrés, por su parte, sabía que no quería un traje negro ni un smoking, por lo que eligió un elegante traje azul. Como accesorios, llevó un moño y boutonnier a tono.

Los detalles como protagonistas

Durante la fiesta, los invitados se encontraron con momentos muy divertidos. Uno de ellos fue la aparición de los personajes de Star Wars, Darth Vader y el Stormtrooper, los preferidos de la pareja, y otro fue el momento del carnaval veneciano. En vez del típico carnaval carioca, Andrés y Nadia decidieron ofrecer vestuario y complementos para que sus invitados vivieran una auténtica celebración a la italiana.

Los hombres se pusieron peluca, capa, sombrero y antifaz, y las mujeres capa, sombrero, antifaz y abanico de plumas. Como detalle, los invitados se quedaron con el disfraz de regalo al terminar la fiesta. Además, la noche contó con un show de música en vivo y un DJ que mantuvieron la fiesta animada hasta altas horas de la madrugada. ¡Diversión asegurada!

Párrafo final con luna de miel y comentario de cierre.

Después de la boda, los novios emprendieron su luna de miel en Hawaii. Un destino igual de mágico para esta pareja que ama viajar y compartir cada momento juntos. Como ellos mismos cuentan: “Sabemos apoyarnos durante nuestros momentos difíciles y siempre apostamos porque cada uno de nosotros pueda realizar sus sueños. Somos muy compañeros”. Después de conocer su historia, no podemos estar más de acuerdo con ellos. ¡Solo podemos desearles que sigan siendo así de felices!