Dos Anillos

Independientemente de todos los preparativos, del vestido de novia, la decoración, la torta de casamiento sencilla, los arreglos florales y los souvenirs de casamiento, lo que no se puede prever es la lluvia. Algunas parejas devotas pedirán a las monjas que intercedan ante Santa Clara; para otras escépticas y no tanto, el pronóstico o la remota duda de lluvia requieren algunas precauciones para sacarle el provecho. Les dejamos recomendaciones para saber qué hacer si se presenta la invitada menos esperada.

1. Buen augurio

En muchas culturas, la lluvia significa la dicha y la abundancia para la pareja que tiene la “suerte” de casarse bajo un aguacero. Los italianos compensan el infortunio del clima y dicen “sposa bagnata, sposa fortunata” (novia mojada, novia afortunada) y los franceses tienen otro dicho para los casamientos con lluvia, “mariage pluvieux, mariage heureux” (matrimonio lluvioso, matrimonio feliz). En la cultura popular también se menciona que la lluvia es sinónimo de fertilidad.

Filmyco

2. Huevos para Santa Clara

A pesar de los dichos anteriores, sabemos que las novias siempre prefieren casarse en una jornada de sol. Las novias más creyentes conocerán la costumbre ancestral de llevarle huevos a Santa Clara, patrona del buen tiempo. La creencia se extendió a otras congregaciones, como las carmelitas descalzas o las benedictinas de Santa Escolástica. Las ofrendas tienen distintos destinos, pero de seguro, pedir a las monjas clarisas por su intercesión ante Santa Clara por la gracia del buen tiempo lleva cada vez más adeptos.

3. Un plan B desde el inicio

Si están pensando en una boda al aire libre, desde el comienzo se deben concientizar e ir evaluando el plan B de cada salón, quinta, estancia, terraza que visiten. Se estarán librando de futuros disgustos y gastos fuera del presupuesto. Cuando llegan al lugar, lo primero que deben hacer es preguntar cuál es el plan en caso de lluvia. ¿El lugar cuenta con un espacio cubierto, una carpa, un quincho, un salón bajo techo?

Look And Feel

4. Alquilar una carpa

Si el lugar les gustó mucho pero no dispone de un plan B en caso de lluvia, una alternativa viable es alquilar una carpa. Hoy en día hay muchas propuestas y estilos de carpas, desde las tradicionales, las de formato tipi para una boda bohemia, blancas con cortinas plisadas o de impactante drapeado.

5. Un plus para la carpa

Si planearon una boda al aire libre y disponen de una carpa para la lluvia, otro concepto a veces olvidado es el barro. El vestido de novia sencillo puede mojarse y los invitados no tendrán más remedio que chapotear en los charcos de agua. Y no resulta simpático. Ante esto, una tarima puede ser la solución. Entonces al concepto de la carpa deben sumarle el de la tarima.

6. Paraguas para los invitados

Si el pronóstico de lluvia es insalvable, lleven en el auto unos bonitos paraguas para guarecerse de las lluvias en los minutos de traslado a pie, en la ceremonia o en la recepción. Por otro lado, la idea de paraguas para los invitados también resulta reconfortante y tranquilizadora. Se lo podrán llevar como souvenir original y súper funcional como recuerdo del día de la boda.

7. Kit de emergencia

Si el día ya no deja dudas sobre las lluvias, una chaqueta no estará de más para salvar el fresco de la lluvia. Lo mismo se aplica si piensan en caminar o sacarse fotos en exteriores, unas botas de lluvia para los novios resultarán muy divertidas y los protegerán de mojarse los pies. Un peinado recogido puede ser más acorde para evitar inconvenientes con el cabello y la humedad.

8. Los pronósticos

Una semana antes vayan evaluando el pronóstico para el día de la boda. Consulten varias fuentes para asegurarse de un pronóstico más acertado. Si el pronóstico da lluvias 100%, entonces pueden ir comentandolo con sus invitados para que ellos también puedan adecuar sus estilos y vestidos elegantes para fiesta para no quedar pasados por agua o, por lo menos, no sufrir los efectos de algunos chaparrones o chubascos.

9. Fotos románticas

El clima lluvioso, lejos de aguar la fiesta, puede convertirse en un aliado al momento de sacar unas fotos muy creativas. Podés prever paraguas y accesorios para formar estupendas composiciones con los grises del entorno lluvioso y la luz especial que se genera. Un paraguas transparente para los novios resulta muy favorecedor para las imágenes.

Es imposible pronosticar si habrá lluvia el día del casamiento cuando se comienza a diseñar el vestido de novia, pero seguramente lo más práctico resultará un vestido de novia corto o sin cola. Sin dudas, la lluvia evoca romance e intimidad y ¡la boda puede seguir siendo perfecta!