Casamientos

Giuli y Nahue: aire libre y naturaleza para celebrar un amor único

Un casamiento debe ser una verdadera fiesta. Esta pareja quiso compartir la celebración de su amor con sus seres queridos, y la celebración fue un éxito. Si te gustan las bodas al aire libre, ¡esta te va a encantar!

Bifocal

La historia de Giuli y Nahue empezó casi de casualidad. Aunque hace muchos años que se conocían de vista, fue recién en 2012, después de una salida junto a amigos y algunas cervezas de por medio, que comenzó su historia de amor. Recién cuando empezaron su noviazgo Giuli se enteró que, años atrás, Nahue la llamaba por teléfono haciéndose pasar por Cristian Castro para invitarla a salir. Eso que empezó como una broma adolescente terminó convirtiéndose en una bella historia de amor, que el 10 de octubre de 2017 tuvo su broche de oro con una preciosa celebración al aire libre. La boda fue en el salón Terra Oliva y el reportaje fotográfico estuvo a cargo de Bifocal.

La naturaleza como testigo de amor

El espacio elegido para la ceremonia civil y la fiesta fue Terra Oliva, un salón ubicado en Cruz de Piedra, Mendoza, que cuenta con un inmenso parque con enormes árboles. La ceremonia empezó con un imprevisto de último momento: ¡el novio se olvidó su DNI! Uno de los testigos fue corriendo a su casa a buscarlo, pero a mitad de camino la jueza dijo que podían seguir adelante con la ceremonia. Lo llamaron para que volviera, ya que sin él tampoco podían casarse. Ahora se ríen de la anécdota, pero admiten que en ese momento vivieron muchos nervios. ¡Por suerte todo quedó en un divertido recuerdo!

Finalmente, bajo la mirada de sus amigos y familia dieron el sí en un ambiente realmente mágico. Para la decoración, utilizaron globos rojos con forma de corazón, y letras gigantes formando la palabra love, ¿Cuál otra sino?

Un look romántico y elegante

El look que eligieron fue muy romántico y acorde con el estilo de la celebración. Giuli llevó un vestido corte sirena con escote corazón y detalles en pedrería, y una espalda soñada. Lo complementó con un peinado semirecogido con trenzas, y un ramo de rosas color rosa y blanco, elegante y sofisticado. Nahue, por su parte, eligió un traje azul, camisa blanca, y moño a tono. A la hora del baile, Giuli eligió cambiar su vestido por uno corto que le permitiera disfrutar con total comodidad.

Además, la novia decidió estar acompañada por un cortejo de damas de honor, que lucieron vestidos del mismo color y con el mismo estampado, aunque los modelos eran ligeramente diferentes. El verde de sus vestidos era ideal para ir a tono con el estilo de la decoración y el ambiente.

El cariño de los seres queridos en cada detalle

La fiesta estuvo llena de detalles que hicieron que sea una celebración inolvidable: los novios destacan la decoración que hicieron sus amigos y testigos con mucho cariño, la cabina de fotos que les regalaron las amigas de la novia y una banda que animó la fiesta e hizo que todo bailaran sin parar. La pista además estaba preparada afuera, por lo que el baile contó con el ingrediente especial de tener lugar bajo los árboles. ¡Un momento lleno de magia y muchas risas!

Compañeros y divertidos

Giuli y Nahue se consideran una pareja compañera y divertida, y eso se reflejó en cada momento de su boda. “Nos gusta hacer todo juntos y tratar de disfrutar de cada momento que tenemos. Creemos que algo muy especial de nuestra relación es que cuando nos proponemos una meta la logramos juntos, siempre nos apoyamos”. Sin dudas, la celebración de su casamiento fue la mejor ocasión para demostrar a su familia y amigos que ese amor que se tienen puede con todo. ¡Que sean muy felices!

Otros artículos que te pueden interesar