Lucas Álvarez Fotografía
Lucas Álvarez Fotografía

Así como el casamiento es una decisión de dos, la organización también debe ser una tarea que realicen ambos miembros de la pareja. Es cierto que debe existir una división de tareas, pero los dos deben estar sumamente comprometidos en cada uno de los detalles. Hoy queremos contarles por qué resulta crucial que ambos sean parte del proceso y todas las ventajas que ello tiene para la organización de su casamiento.

1. Dos hacen más que uno

Rodolfo Soto Photography
Rodolfo Soto Photography

La principal razón por la cual es importante que los dos estén totalmente involucrados en su casamiento es porque la aventura la emprendieron los dos. Cada uno de ustedes tiene algo que aportar para la organización de su boda: una perspectiva, gustos, ideas y creatividad que, complementadas, resultarán un combo inigualable. Confíen en el criterio de cada uno y dispónganse a ser un equipo.

2. Un proceso que los unirá más

Lucas Álvarez Fotografía
Lucas Álvarez Fotografía

Haber tomado la decisión de casarse seguramente es de las decisiones más cruciales que tomaron como pareja. Y ahora se enfrenten a un nuevo desafío juntos, que los puede hacer descubrir nuevas facetas de sus parejas. Por ello, organizar el casamiento de manera conjunta será un proceso que los unirá más aún, pues se encontrarán desde un sitio de compromiso, respeto, de escucha hacia el otro y especialmente, de mucha comunicación.

3. Complementarse es la regla

Diego Eusebi
Diego Eusebi

Las rutinas, los trabajos, los hijos si existiesen y las actividades cotidianas hacen que posiblemente no exista el tiempo necesario para encargarse uno mismo de todas las tareas que exige organizar una boda. Pero la fortuna es que son dos, y que armando una agenda completa y dividiendo las tareas según la disponibilidad horaria o de cercanía, la organización se hará más llevadera y más práctica para ambos.

4. Se verá plasmada la identidad de ambos

Lucas Álvarez Fotografía
Lucas Álvarez Fotografía

Involucrarse con el mismo nivel de compromiso para organizar la boda es garantía de que las ideas y gustos de cada uno de ustedes estará presente. Elegir colores, objetos para decorar, el menú, la mesa dulce y hasta los detalles para sus invitados son decisiones que no pueden ser unilaterales. Verán que cuando las decisiones se realizan de manera consensuada, desarrollarán mucho más su poder de comunicación, un elemento que les será clave en la vida de casados.

5. División según intereses

Vanesa Acuña Fotografía
Vanesa Acuña Fotografía

Otra gran ventaja de ser un equipo para trabajar codo a codo organizando el casamiento es que pueden dividir las tareas según las afinidades de cada uno. Si bien es cierto que las decisiones cruciales las deben decidir de a dos, también es cierto que habiendo concertado ciertos parámetros, cada uno puede encargarse de aquello con lo que se sienta más a gusto. Por ejemplo, a quien le guste salir puede asumir la tarea de recoger cosas, mientras que a quien le gusten las manualidades puede encargarse de realizar souvenirs, escribir las tarjetas de invitación…

6. Más compañía, menos estrés

D3 Producciones
D3 Producciones

Casi seguro que en algún momento de los meses previos al casamiento se sentirán nerviosos o estresados. Si esa responsabilidad cayera solo sobre alguno de los novios, ¡el estrés sería muy dificultoso! El hecho de que entre los dos encaren el proceso de armar la boda hará que el estrés sea menos y que, cuando aparezca, lo puedan resolver tomándose un descanso los dos solos. ¡Muchos mimos la gran receta!

En conclusión: que ese hermoso proceso llamado organización de la boda lo puedan disfrutar realmente de a dos. El trabajo en equipo fortalece la relación y los ayudará a disfrutarse en una nueva etapa, donde los miedos, la ansiedad, pero también la alegría de dar un gran paso serán los ejes.