Guardar
¿Reservado?
Invitaciones.com.ar
Esmeralda, 950 1007 San Miguel (Buenos Aires) Ver mapa

Equipo de Invitaciones.com.ar

Erica

Erica

Co-fundadora / Ventas / Atención al cliente

Mi nombre es Erica y soy una de las creadoras de Invitaciones.com.ar.

Siempre fui emprendedora. Desde chiquita tuve que salir a trabajar; entre la pobreza y la enfermedad de mi mamá no tuve otra opción. Pero nunca lo vi como algo negativo: todo lo contrario. Trabajar me daba una libertad y una sensación de realización que pocas cosas lo hacían. Me sentía útil e independiente, una sensación que seguí persiguiendo toda mi vida.

Me gustaba tocar el acordeón y mirar series y películas. De grande el acordeón fue reemplazado por el piano, y sigo siendo cinéfila.

Cuando terminé el secundario quise estudiar diseño gráfico, pero llegué tarde a la inscripción… ¡me quería matar! Así que me anoté a la siguiente carrera más cercana que encontré: Artes Multimediales en el IUNA. La carrera era una mezcla de diseño gráfico y diseño de imagen y sonido, así que dije: “close enough” y me anoté. Allí aprendí muchísimo y también la conocí a Laura, con quien luego iniciaríamos este hermoso proyecto.

Intenté trabajar en relación de dependencia, pero me resultaba muy difícil, así que siempre terminaba renunciando. Mientras tanto yo seguía emprendiendo; pasé de vendedora de sahumerios a diseñadora gráfica a fotógrafa en el transcurso de los años. Mi vieja siempre me dijo que yo tenía que hacer algo grande, y que todo lo que me imaginara podría lograrlo con esfuerzo y trabajo, así que eso hice. Y me di la cabeza contra la pared muchas veces, pero siempre seguí. Sabía que tenía que encontrar la manera.

Luego de una ruptura muy fuerte en mi vida me tuve que mudar. Me fui con todos mis perros a vivir con unos amigos en una quinta en el medio del campo. Acá fue cuando llegué a mi nivel máximo de hippez (¿eso es una palabra?). Vivía en el medio de la nada, en una casa rústica construida por nosotros, cultivando nuestros propios vegetales. Amo las plantas y siempre me gustó trabajar con la tierra, así que recuerdo esa época con mucho cariño, ¡aunque parece tan lejana que hasta dudo si fui yo la que vivió todas esas cosas!

En esta época más o menos conocí a Damián, mi compañero de vida que me acompaña y me sostiene en todas, buenas y malas. Vivimos muchas cosas juntos y cambiamos mucho en estos años, pero siempre juntos. Nos mudamos a muchos lugares y siempre trabajamos por tener una mejor vida. Actualmente vivimos en la casa que era de mi vieja luego de que ella falleciera. Estamos refaccionando todo porque es una casa que nunca se terminó, así que tenemos mucho trabajo por delante. Vivimos con nuestros tres gatos (Marcos, Iris y Tolola) y nuestros cinco perros (Chuchu, Osito, Negra, Frede y Bebé).

Hace unos años Damián y yo decidimos armar una banda, él toca la batería y yo el piano. Tenemos una banda de covers de pop/rock llamada “The Living Comedors” y también participamos en otra banda llamada “1980 clásicos”, así que durante un tiempo tuvimos dos bandas. Actualmente yo sigo tocando con los 80’s y la banda que armamos con Damián así que tengo ocupados días llenos de ensayos, y noches en las que salimos a tocar a diferentes bares. ¡Nos encanta!

Con Invitaciones.com.ar logré encontrar eso que siempre quise hacer y no sabía qué era. Este trabajo me deja independencia, sentido de propósito y creatividad. Siempre fue extrovertida y sociable, así que en mi empresa me dedico a las ventas y atención al cliente, además del diseño. Me encanta hablar con la gente y conocer sus historias, es importante captar esa magia de la persona para que el diseño final que le presentamos capte esa esencia tan única de cada uno. ¡Amo absolutamente lo que hago!

Laura

Laura

Co-fundadora / Administración / Web design

Soy Laura y les quiero contar un poquito sobre mí.

Soy la menor de tres hermanos. Nos llevamos bastante diferencia en edad (16 con mi hermana y 12 con mi hermano) así que de alguna forma siempre consideré que soy hija única con cuatro padres. Crecí en un hogar pobre donde todo era muy difícil, (¡hasta tenía que dormir con paraguas cuando llovía para no mojarme!).
Siempre me gustó el arte, me gustaba dibujar, pintar, cantar y especialmente actuar. Siempre fui la payasa de la clase, no había nada que me gustara más que hacer reír a los demás (y todavía soy un poco así).
Cuando terminé la secundaria trabajé en miles de lugares (kioscos, locutorios, remiseras) pero siempre era miserable. Empecé a estudiar artes multimediales en el IUNA porque era una carrera artística, pero se complementaba con la tecnología, ¡así que me gustó mucho! El primer año estudiando se incendió mi casa y fue bastante traumático. Por suerte ninguno de nosotros fuimos lastimados y pudimos salvar muchas de nuestras cosas. Fue, lo que llaman “una tragedia con suerte”, ¡aunque odio esa frase!

En la universidad conocí a Erica con quien fundé este hermoso emprendimiento, pero también conocí a Juan que es mi compañero de vida desde hace 11 años.

Construimos nuestra casa con nuestras propias manos, y la verdad es que me da un orgullo tremendo saber que yo personalmente pegué cada uno de los ladrillos de mi hogar. Vivimos muchas cosas juntos y viajamos por muchos lugares, Juan realmente es un pilar fundamental en mi vida, y me acompañó en los momentos más lindos y en los duros también.

Siempre quise emprender algo pero era bastante cobarde. No tenía la fuerza emocional para lidiar con un emprendimiento, así que siempre trabajé en relación de dependencia. Mi último trabajo fue en una empresa de videos juegos, como tester (sí, jugaba a los juegos para ver que funcionaran correctamente y a eso me dedicaba). Era el “trabajo ideal” por así decirlo, pero nunca fui feliz y no entendía por qué.

Un antes y un después en mi vida fue el accidente de Once. Yo iba en el 4to vagón cuando chocó contra el paragolpes y a pesar de no haber sufrido daños físicos, fue una experiencia devastadora y absolutamente traumática. Creo que ese día murió una gran parte de mí, pero nació otra mejor.
Al darme cuenta de que la vida es frágil y que yo podría haberla perdido un día cualquiera yendo a trabajar a un lugar que odiaba, me di cuenta de que no tenía razones lógicas para temer emprender. Así que luego de que Erica me dijera por años “hagamos algo juntas”, me animé y le dije que estaba lista para emprender.

Invitaciones.com.ar me cambió la vida absolutamente. El cambio fue gradual y lento, pero firme. Pasé por una depresión horrible y engordé casi 30 kilos pero el negocio me daba una razón para levantarme a la mañana. Nunca paré, siempre quise algo mejor para mi vida y la de Juan. De a poco (y gracias a terapia) pude ir saliendo de la tormenta; empecé a correr y bajar de peso, comencé a ir a clases de canto, aprendí a tocar el ukelele y me fui transformando en la persona que siempre quise ser. Todavía no estoy ahí pero por primera vez siento entusiasmo cuando miro al futuro.
Si querés emprender y no te animás, ¡por favor hacélo! Es lo mejor que te puede pasar en la vida.