Ir al contenido principal

El casamiento de Darío y Agustina en Haedo, Buenos Aires

Vintage Otoño Rojo 5 profesionales

Agustina Catalano
Por Agustina Catalano

El 06/04/2019 44 1 1

D&A

06 Abr, 2019

Otros Proveedores

Belén Murguia
Fotógrafo
Taglio Trajes
Traje de novio
Sofía Álvarez
Video
San Patricio Ramos Mejía
Catering
Guadalupe de Badiola
Vestido novia

Otros casamientos en Buenos Aires

Inspirate con estos casamientos

Otros casamientos de color rojo

Mostrar todos

Otros casamientos en Otoño

Mostrar todos

Otros casamientos vintage

Mostrar todos

1 comentario

Agustina

"Los días previos al casamiento se llenaron de emoción. Fue muy gratificante ver a tanta gente colaborar con los preparativos. Tanta gente con tanto cariño y comprometidos con nuestro gran día. Nosotros nos casamos por civil el día viernes 5 de abril, y el sábado 6 era el casamiento por iglesia, por tal motivo, el día viernes a las 4 de la mañana nos fuimos mi prometido y yo, con nuestra familia a comprar las flores para decorar el salón y la iglesia. Fue una experiencia maravillosa, mucha gente me aconsejaba que pusiera a otra persona para ir a comprar, pero no hubo nada más lindo que poder elegir nosotros mismos todos los detalles. El día del civil fuera hermoso, sol radiante, y la bella presencia de familia y amigos. Compartimos un almuerzo, y luego fuimos nuevamente a la iglesia para finalizar la decoración.

El sábado por la mañana, el gran día, me levanté con gran entusiasmo, lista para lo que venía. La preparación (peinado, maquillaje, vestido) fue en nuestra futura casa. Ahí me acompañaron mi mejor amiga, quien fue nuestra fotógrafa, otras dos amigas, una de ellas, Karim, quien me maquilló, y Silvi quien me peinó a mí, y mi mamá, quien también estuvo con nosotras. Cuando ya estaba lista, paso mi tío para llevarme a la iglesia, elegí su auto para el transporte de ese gran día.

Al entrar en la iglesia, fue el mejor momento, el más tierno, entre con la canción “La vie en rose” de The Brooklyn Duo. Cada vez que vuelvo a escuchar la canción me transporta a ese gran momento. Y lo más maravilloso: ver la cara de mi esposo, esperando, sonriendo, nervioso, tan lindo. Yo no sabía como iba a estar vestido, su traje fue una sorpresa para mí.

Ahí comenzó la ceremonia, luego, pasamos a la puerta de la iglesia, para saludar a todos los invitados. Al finalizar los saludos, nos realizamos las fotos de la boda.Cuando terminó el momento de las fotos, pasamos al salón, donde nos estaban esperando nuestros invitados. Allí compartimos amor, música, alegría, muchas sonrisas. Fue un momento hermoso compartido con familia y amigos.
Cuando finalizamos con las fotos con la familia y los amigos, fuimos a cambiarnos para poder ir a nuestra noche de bodas para luego poder tomar el avión a nuestra luna de miel. Nos despedimos de todos, y nos fuiimos!!

Enviado el 19 de Febrero de 2020 a las 15:02 Responder

Dejá tu comentario