Victoria Cuomo
Victoria Cuomo

Un gran dilema que se les plantea a muchos novios surge cuando están armando las invitaciones de boda: ¿invitar o no a las parejas de los amigos y familiares? Para muchos puede ser una fácil respuesta, pero otros pueden tener sus dudas. La definición de los detalles del casamiento puede ser compleja, y verán que deben solucionar temas que van mucho más allá de elegir la torta de casamiento o encontrar unos souvenirs originales

Por eso, ante todo, mantengan el criterio de lo que ustedes consideran correcto sobre las parejas de sus invitados. Ya sea que sea por una cuestión de presupuesto o porque no tienen cercanía con la persona, siempre es más importante lo que sientan o piensen ustedes.

Lo que dicta el protocolo

Victoria Cuomo
Victoria Cuomo

Hay ciertas personas a las que indefectiblemente se debe invitar con pareja, por una cuestión protocolar. Por ejemplo, los jefes. No importa si son muy cercanos o si apenas se hablan. Si deciden invitarlos, no pueden darles una invitación para una sola persona porque puede que no conozcan a nadie más que ustedes en la boda.

Cuestión de cercanía o familiaridad

Bokëh
Bokëh

Sus cuñados, parejas de sus padres (si es que están divorciados) o parejas de amigos que conozcan hace muchos años y con quienes hayan compartido, sin duda son gente que debe estar en su boda.
Pero, caso contrario, si alguna persona muy cercana a ustedes tiene una pareja nueva y no cruzaron con ella más que un par de palabras, no habría motivo alguno para que asista a su boda.

Otro factor que deben valorar es si algún familiar les colaboró con una torta de casamiento sencilla o con el pago del alquiler de vestido de novia. En ese caso, si tiene pareja, debería estar invitada.

Razones presupuestarias

Pablo Andrés
Pablo Andrés

Es probable que a cualquier pareja le gustaría que pudiesen asistir todas las personas cercanas o conocidas, para que queden todos contentos. La cuestión es que muchas veces el presupuesto no permite invitar más que los más íntimos.

Si ese es el caso de ustedes, les pueden explicar a sus amigos o familiares —si es que les hacen demasiadas preguntas—, cuál es el motivo. O pedirles que, si quieren que asista su pareja, ayuden a pagar por su plato. Si son realmente amigos, entenderán que tienen gastos más urgentes a cubrir, como el pago de las tarjetas de casamiento originales.

¿Qué grado de afinidad tenemos?

Studio Des Reves
Studio Des Reves

Podés tener un mejor amigo, conocerse de toda la vida, y sin embargo, puede que su pareja no te caiga bien. Y realmente, en un casamiento, una pareja quiere sentirse cómoda con toda la gente que está invitada. Por eso, no inviten a alguien con quien no se llevan bien sólo “por no quedar mal”. Es su día y se merecen lo mejor. ¡No se sientan presionados!

¿Y con los hijos qué pasa?

Manu Mora
Manu Mora

El tema de la cercanía también es fundamental. Hay muchos casamientos en donde directamente no se puede asistir con niños por propia decisión de los novios. Pero en otros casos, depende de si se conoce mucho a los padres, si son familiares o de si ustedes tienen contacto con los niños.
Recuerden que invitar niños también requerirá un menú especial y alguna que otra diversión para que no se aburran.

A fin de cuentas, una decisión de esta índole queda totalmente en sus manos, en su intuición, en su grado de afinidad o en su criterio. Pero si desean consultar con otras personas, también les ayudará a clarificar cómo actuar. Así como te ayudaron para elegir el vestido de novia o cuando solicitaron recomendación para las tarjetas de casamiento, en este tema nunca viene mal una segunda opinión.