Puede que ya hayan pasado por el proceso de organización de la boda y el estrés de elegir el mejor vestido de novia y un peinado de novia que le combine o elegir entre cientos de modelos de souvenirs de casamiento… O puede que estén en medio de esa vorágine y ¡pum! la llegada de un hijo es el nuevo evento en la pareja. ¿Cómo prepararse para este acontecimiento tan trascendental?

Una buena comunicación: la base de todo

Si bien parece un elemento obvio de nombrar, muchas veces cuesta darle el lugar que se merece en la pareja. La comunicación es la base estructural de una buena relación, y seguramente vieron qué tan eficaz les fue para ponerse de acuerdo con los detalles de la boda, como por ejemplo los souvenirs originales o con la elección de las tarjetas de casamiento originales.

El no callarse las cosas lindas ni las cosas malas, poder charlar cada detalle, y estar siempre dispuestos al diálogo es indispensable si se acerca la llegada un hijo, pues se trata de un evento nuevo para ambos. Y, como todo evento nuevo, genera miedos e inquietudes, que podrán ser mejor gestionados si se hacen de a dos. Charlen sobre lo que implicará la llegada de su hijo y los cambios que se aproximan para sus vidas, al menos en el corto plazo.

Nico Guantay Fotografía
Nico Guantay Fotografía

Es momento de ser más tolerantes que nunca

Un embarazo provoca toda una serie de cambios de humor en la mujer, que deben ser respetados de parte de sus parejas. Esto significa que es muy probable que no será siempre la alegría lo que reinará en la casa, pero es una circunstancia especial que implica ser más tolerantes y perceptivos de las necesidades del otro. Pequeños recordatorios y detalles diarios, como mimos y besos a veces pueden cambiarlo todo.

Información precisa = tranquilidad

Los padres primerizos están llenos de dudas sobre la nueva etapa que se viene y es lógico que así sea. La mejor manera de subsanar esto es informándose a través de fuentes confiables, es decir, su obstetra personal. Por ello, la sugerencia es que encuentren una persona en la que puedan depositar sus dudas y que les sean resueltas de manera comprensiva y amorosa. Tener datos concretos sobre lo que implica un embarazo y los cuidados de un niño recién nacido los ayudará a estar más tranquilos sobre la hermosa etapa que comienza.

Camila Di Cali
Camila Di Cali

No descuidar la pareja

La llegada de un tercero al pequeño núcleo familiar de dos personas conllevará cambios en la dinámica de la pareja. Si aún están organizando su boda, pueden aprovechar para unirse haciendo actividades en común: divertirse probando sabores de tortas de casamiento sencillas, o pasar horas mirando estilos de vestidos de novia 2020.

Si ya están casados, no dejen de atender su relación y de hacer cosas juntos: salir a comer, pasear, cocinar, leer o hasta mirar una serie. Por más que se trate de pequeños actos, son indispensables para mantener la relación despierta y sana.

Fortalecer la nueva vida de a tres (¡o más!)

Una vez que el niño (o los niños en caso de embarazo múltiple) llegue a casa, la rutina cambiará en un cien por ciento. Más que nunca las tareas del hogar y del cuidado de su bebé deberán ser mutuas. Para ello, mantenerse organizados con rutinas claras es clave. Y por supuesto, estar despiertos más que nunca a entender si uno de los dos se siente demasiado cansado y necesita ayuda extra. Aprendan a disfrutar de su hijo tanto en comunidad (con familiares y amigos) así como en la soledad de su hogar. ¡Y no teman pedir una mano cuando los dos estén agotados!

Pocos momentos de la vida son tan simples y tan complejos a la vez, como la llegada de un nuevo miembro a la familia. Pero siendo más compañeros que nunca, y haciendo uso de la misma complicidad que cuando fueron armando sus tarjetas de casamiento para comunicar la gran noticia de la boda, tendrán éxito y aprenderán, con ciertos y errores, cómo ser padres.