El Harén

La historia de los alimentos se ve atravesada por valores culturales, de lo cual nace luego lo que conocemos como cocina tradicional vinculada con el territorio y las prácticas sociales. Para lograr una boda exitosa, además de los vestidos de fiesta, la música, las ideas para souvenirs de casamiento, la fotografía y las invitaciones de boda, un menú típico, fundado en las raíces fusionadas de la cultura argentina, harán del enlace un camino delicioso por explorar.

1. Fusión de cocinas

Es sabido que la cocina argentina propiamente es una mezcla de sabores europeos y nativos. La cocina criolla viene de los tiempos de la colonización, luego llega la italiana con las olas inmigratorias y la pizza, que pronto se convierte en un preferido y se arraiga en las costumbres argentinas. Otros sabores se incorporaron con sucesivos arribos poblacionales, como la cocina alemana, la armenia, la turca y la judía.

Piú Ristorante

2. Saberes y sabores autóctonos

Los sabores argentinos conforman un mosaico que refleja la idiosincrasia de cada región. Por ello a lo largo del país es posible encontrarse con comidas típicas como símbolos de un patrimonio gastronómico que hoy en día tiende a revalorarse. Las cocinas arcanas se transmiten de generación en generación, como los velos de los vestidos de novia sencillos, y buscan conservar los sabores y las costumbres ancestrales.

3. Típicamente argentino

El arte de la cocina forma parte de la identidad de un país. En el caso de Argentina, el asado, la empanada, el dulce de leche, la yerba mate y el vino malbec llevan el sello de Patrimonio Cultural, Alimentario y Gastronómico. En particular, las carnes rojas se ven empoderadas. El asado tierno y sabroso no es superado por ningún plato en un casamiento típico en el campo o en una estancia.

Otras ricas carnes argentinas que pueden conformar el menú de una boda son la colita de cuadril, el lomo y el bife de chorizo. Las guarniciones pueden ser timbal de papas o arroz, papas noisette, mix de vegetales, batatas caramelizadas, corazones de alcauciles, salsa de hongos con papas, distintas ensaladas, entre otros.

Latoro Catering

4. Las picadas

Como un legado italiano, son el símbolo clásico de una reunión de amigos, ni hablar de una boda rústica, con vestidos de fiesta sencillos. Para armar una regia picada, recomendamos incluir un mínimo de tres variedades de fiambres, dos de quesos y un embutido. Luego, aceitunas, patés, dips con queso crema y un pan fresco infaltable. Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba producen los quesos más ricos del país, con técnicas heredadas de los europeos que se afincaron allí.

5. La pizza

Aunque surgió como un plato popular en una Italia que sufría los embates de la Revolución Industrial, pronto se difundió por toda Nápoles y la historia dice que Raffaele Esposito elaboró tres pizzas diferentes para la reina Margarita de Saboya en 1889. La preferida por la reina fue una que combinaba tomate, mozzarella y albahaca. Así nació la “pizza Margherita”, la pizza napolitana más conocida, y el plato creció en popularidad. También en las bodas más informales.

Lemar Catering

6. Las empanadas

Tienen un papel protagónico en la cocina tradicional de Salta, Tucumán y Santiago del Estero. Cada región las prepara diferente, pero es indudable que las de carne cortada a cuchillo, las de choclo y las de jamón y queso son de las preferidas. No deben faltar en una boda con comidas típicas argentinas. Las humitas, los tamales, la carbonada y los pastelitos dulces son otros clásicos del noroeste argentino.

7. Los postres

De seguro, el dulce de leche ocupa el podio entre los golosos. Acompaña postres como flanes y budines. El alfajor no es de origen argentino pero está tan incorporado a la cultura popular que así como satisface un antojo casual también es ideal como souvenir original para bodas. Otros postres tradicionales, sin olvidar la mesa dulce y la torta de casamiento original, son el clásico tiramisú, el flan casero y los helados artesanales.

La pastelería argentina también se nutre de herencias y legados. Si buscan una torta de casamiento sencilla para una boda íntima o un conjunto de tortas simples para reemplazar una gran torta de casamiento, un lemon pie, una torta Rogel y una súper Balcarce son una tríada imbatible.