El vestido de novia plisado es una opción diferente. Si bien en la actualidad se usa muchísimo, es una técnica que hace tiempo viene decorando los tejidos volátiles y aportando volumen. Podés incluirlas en un vestido de novia con encaje o bien optar por la opción de un vestido de novia sencillo con un detalle en la falda. Mirá las opciones y elegí tu preferida.

¿Por qué elegir el plisado?

La tela plisada es una de esas técnicas que no pasa de moda. Puede ir en todo el vestido o en una parte de él. Es elegante como también se adapta a estilos más casuales. De una técnica que nació en el antiguo Egipto y que llegó para quedarse. Normalmente, se suele llevar en telas con volumen como la seda, el algodón y tafetán.

En principio el proceso se hacía a mano, lo que llevaba muchísimo tiempo y era visto como un lujo más que como algo corriente. Hoy en día existen máquinas que lo logran y se adaptó a blusas, polleras y por supuesto, vestidos de novia.

Se adaptan a cualquier corte

Cualquier vestido se puede combinar con telas plisadas: ya sean con corte A, con la cintura marcada, princesa, recto o imperio. En general, esta técnica se fusiona con otros tipos de telas y texturas para darle dimensión y originalidad al modelo. Si el vestido de novia es sencillo y no presenta trabajados, costuras o bordados, se puede adherir un trabajo plisado en la caída de la falda. Si es un vestido de novia corto se puede sumar a la caída de la pollera o bien al escote con un corte cuadrado. Por otro lado, si es un vestido de novia con encaje, se puede combinar o bien en dos piezas, o achicando la cintura para dejar la caída plisada. Prácticamente se puede amoldar y combinarlo con cualquier otro estilo. Siempre que haya movimiento para lucir el trabajo, mejor.

Complementos perfectos

Un accesorio que va genial con este tipo de vestidos son los cinturones. Puede ser negro, color marrón o metalizado. Esta opción da una propuesta más modernista para armar el look. En conjunto con accesorios metalizados acompañan los aros gigantes y las pulseras con dijes. Para el vestido de novia del civil podés combinar telas plisadas, elegir tonos pasteles y resaltar con dorados o plateados.

Para el caso de los zapatos, si el vestido es blanco y plisado, se puede jugar con zapatos taco aguja para darle altura y vuelo. El azul eléctrico es el color más utilizado junto con los colores rosa, azul y amarillo pastel. Si el vestido ya tiene su trabajo, es mejor que el calzado sea lo más simple posible, evitando pliegues y costuras muy gruesas, ya que los ojos deben estar puestos sobre la pieza principal.

Para llevar tu vestido de novia en el civil o para crear una textura diferente a tu look de la fiesta, esta opción se va a mantener a lo largo de las temporadas. Sumale un peinado de novia bonito, unos zapatos altos, accesorios infaltables y ¡vas a brillar!