Tú hermana, amiga, compañera de vida se va a casar y será un momento muy especial para vos, y más aún si te eligió como dama de honor. Seguro vas a estar muy feliz, eufórica, llena de nervios y emociones, pero… ¿Sabes cuáles son tus funciones como dama de honor? Acá te damos la respuesta:

  • Ayudar a la novia a organizar el casamiento. Debes acompañar a la novia en muchas de sus decisiones respecto de los preparativos, desde cosas importantes como la elección del lugar de la ceremonia hasta los pequeños detalles como elegir las flores para decorar el altar. Son muchas las tareas y siempre será de gran ayuda recibir un consejo y estar acompañada. Así, lo disfrutarán más juntas y todo saldrá perfecto.
  • Elegir el vestido de la novia y el de las damas de honor. Ir de compras es una de las actividades favoritas de las mujeres y más aún si se trata de vestidos. Imaginá lo que puede ser acompañar a la novia para encontrar el vestido perfecto para el casamiento. Además, hay que elegir los vestidos de las damas de honor, que suelen ser del mismo color y con diseños iguales o similares. No será una decisión fácil, porque todas deben estar de acuerdo con las ideas de la novia.
  • Preparar la despedida de soltera. La conoces mejor que nadie y sabes qué le gustaría y qué no. Seguí tu instinto y armá una despedida a lo grande, recordá que es sólo una vez en la vida. Elaborá la lista de invitadas, escogé la fecha más conveniente, comprá cotillón, comida y bebida, y prepárense para la mejor fiesta de la historia.
  • Ayudar a la novia en el gran día. El momento ha llegado, la novia seguro estará muy nerviosa, tu función va a ser tranquilizarla y ayudarla con cada detalle. También debes estar preparada para resolver cualquier imprevisto que pueda surgir.
  • Ser parte del brindis, las fotos y la fiesta. Podes brindarle unas emotivas palabras a la novia en forma de agradecimiento por haberte elegido. También debes participar activamente en la fiesta, en el baile, hacer que cada momento sea divertido y participar de las fotos motivando a todos los invitados.

Serán momentos maravillosos, pero también varios meses de mucho trabajo. Lo importante es cumplir la función de dama de honor con mucho gusto, con amor y con sincera compañía. Seguro merece eso y mucho más.