Lucía Ramos

La elección del vestido de novia es uno de los momentos más sensibles para las novias. No solo cuenta el aspecto físico, sino también otros detalles, como el entorno de tu fiesta, el estilo de la boda o el peinado de novia. Las tendencias y los catálogos de vestidos y tarjetas de casamiento pueden parecer abrumadores. Solo pensá en la comodidad como uno de los factores más importantes y escuchá a quienes pueden aconsejarte. Seguramente, cuando lo encuentres, no vas a tener dudas y un cielo se te abrirá. Te dejamos 7 tips para elegir tu vestido soñado.

1. Búsqueda del modelo perfecto para vos

Emilia Gualdoni Fotografía

Es probable que desde que decidieron casarse tu vestido de boda ocupe toda tu atención. Puede ser que ya tengas el diseño en tu cabeza y que hayas soñado mil noches con él, y también habrá quien se enfrente a un desafío que le puede resultar un dolor de cabeza. Comenzar a navegar por internet te dará los primeros pantallazos y luego, poco a poco, tu atención se irá enfocando en algún estilo de vestido de novia sencillo y te hará descartar otros. Podés bucear en los distintos modelos hasta que encuentres uno que se adapte a tus gustos personales y, sobre todo, que percibas una sensación libre de imposiciones.

2. Asesoramiento

Sebastián Correa Palacios - Fotógrafo

Puede ser que ya tengas una idea más acertada del estilo de vestido que buscás o, tal vez, estés llena de dudas. Sabés qué zonas de tu cuerpo querés resaltar y qué otras quisieras disimular, así que te recomendamos que no te quedes con la idea de aquel vestido de novia de famosas que viste en esa revista porque deberás evaluar si se adapta a tu figura. Hoy en día, hay una variedad de estilos y cortes de vestidos de novia con encaje y otros maravillosos modelos que se adecúan a distintas siluetas. Un profesional de la materia tiene unos conocimientos estéticos con los que va a poder asesorarte para resaltar lo mejor de vos, quizá con algún modelo que ni siquiera imaginabas.

3. Quiénes te acompañarán

Cuatro Miradas

Que te acompañen a elegir el vestido no significa que debas ir con todas tus amigas en tropel. Debe ser alguien de confianza, que sepas que te dirá la verdad y no hablará solo por compromiso. Puede ser que tu mamá, alguna tía o tu mejor amiga sean esa persona especial; alguien que te conozca y sepa de tus gustos y que te marcará si el vestido te favorece o no. Recordá también que muchas opiniones pueden crearte más confusión y no lograrás tu objetivo, ya que la intención es encontrar apoyo para tomar una decisión.

4. Preparada para la ocasión

Ramón Herrera

Durante el tiempo en que te pruebes los distintos modelos, es probable que tengas que cambiarte muchas veces. Es importante que lleves lencería cómoda, de color natural o tono nude, preferentemente que no marque, para que puedas ver el efecto real del vestido sobre tu cuerpo, sin que la ropa interior se transparente, sobre todo, si te atraen los tejidos de crepé o seda. Para la mayoría de los escotes que te pruebes, los corpiños sin tirantes van a ser apropiados.

5. Tu propio estilo

Rocío Rivero

Tomá la decisión convencida de que encontraste el vestido que estabas buscando, que te queda pintado y que levanta los suspiros de todo el mundo. Elegí el modelo con el que te sientas más cómoda y feliz, considerando tus propios gustos, sin sentir presiones o exigencias. Si es necesario, probate el vestido varias veces y, para lograr el efecto deseado, cuando asistas a las pruebas, es recomendable que vayas maquillada y con un peinado semirecogido sencillo. Estos detalles van a facilitar una imagen más cercana al estilismo de novia que estás buscando.

6. Comodidad y entorno

Ramón Herrera

La mayoría de los tejidos se adaptan a los distintos modelos de trajes de novia, pero algunos son más adecuados para el invierno, como el terciopelo o el brocado, y otros son los preferidos para un clima cálido, como el lino, el organdí o el encaje. Cada temporada puede plantearte una clave para elegir tu vestido. Por otro lado, que la regla número uno sea tu comodidad. Una falda pesada, un tejido que se enreda en tus piernas, unos tirantes que no sujetan y se caen todo el tiempo, que no puedas respirar de lo entallado y apretado, todos son factores que pueden jugarte una mala pasada y hacer que no disfrutes del todo tu casamiento.

7. Las pruebas

Juan Alberto Fotógrafo

Finalmente, una vez que tengas elegido tu vestido, lo normal es que se deban hacer ajustes para que se acomode a tu silueta. Probablemente deberás acudir al taller de costura entre tres y cuatro veces. Los tiempos de pruebas son relativos y se adaptan a la organización de la boda. Lo mejor es que vayas con tu mamá o tu hermana, alguien que te ayude con las pruebas y te alcance los accesorios. También es recomendable que lleves tus zapatos de novia para cerciorarte de que combinan con tu estilo de vestido y que todo el conjunto es armonioso.

Escuchá tu corazón y disfrutá cada momento del proceso. La elección del vestido, ya sea el de la fiesta o el vestido de novia para civil, puede llevar su tiempo pero, al final del camino, te vas a enamorar a primera vista. Comenzá a explorar las tortas de casamientos originales y las alianzas. ¡El tiempo pasa volando!