Consu Juncosa

Si escapas de tradiciones como llevar vestidos de novia con colas y velos interminables o enviar por correo postal las tarjetas de casamiento, también habrás decidido guardar y no lanzar el ramo de novia el día B. Para conservarlo como si de un tesoro se tratase, te contamos las técnicas más útiles para que lo puedas tener por muchos años.

1. Usar glicerina

El ramo debe quedar sumergido con agua y glicerina cuyas proporciones deben ser mitad y mitad y durante un periodo máximo de 2 a 3 semanas. También llamado glicerol, es un alcohol ideal para conservar todo tipo de flores y de plantas. Las deja muy flexibles y duraderas. Para probar, inténtalo primero con las flores naturales que decorarán los peinados recogidos que te vas a hacer. ¡Ojo! Debés tener precaución y vigilar las flores cada tanto tiempo porque demasiada glicerina afecta a su coloración y produce oscurecimiento en las raíces. Después de sacar el ramo del líquido de glicerina y agua, lo recomendable es que lo laves cuidadosamente con jabón y lo seques.

Filmyco

2. Encerar 

Es una técnica delicada, pero muy efectiva. Después de calentar la cera a no más de 150 grados centígrados, debés sumergir una a una las flores durante un segundo en parafina. Inmediatamente se deben colocar las flores en papel de pergamino para su secado durante unos 5 minutos. Repitan el mismo proceso sobre la cera caliente. Una vez enceradas las flores, dejar secar. De la misma manera que hiciste con los souvenirs de casamiento en porcelana fría, debés trabajar el ramo con mucho cuidado porque pueden quebrarse las flores con facilidad.

3. Secado boca abajo 

Una vez que sacaste las hojas que se han dañado, tenés que colgar el ramo boca abajo en un lugar oscuro, seco y ventilado, como un armario sin humedad, durante unas 3 semanas. Una vez que está seco debés voltearlo, es decir, volverlo a su postura natural y rociarlo de laca de pelo en spray, la misma que usas para tus peinados recogidos con trenzas. Déjalo secar dos días más. Opcional: para un mejor acabado, podés pintarle una capa de barniz en aerosol. Quedará bien protegido.

Lau Margian

4. Bolitas de gel de sílice 

Aunque su nombre indica gel, exactamente se tratan de las típicas bolitas antihumedad que te encontrás en cualquier bolso o caja de zapatos nuevos; seguramente tenés un montón guardados de cuando comprás los complementos para combinar con tus vestidos elegantes para fiestas.

Estos granos de sílice tienen un gran poder de conservación y son realmente efectivos para conversar tu ramo de novia. Se trata de introducir el ramo en una caja grande y compacta para luego cubrirlo por abajo y por arriba de estas bolitas de sílice. Tenés que dejarlo en un lugar seco y que no sufra variaciones de temperatura durante unos tres o cuatro días. Es importante que revises las flores cada 24 horas para fijarte si ya están secas del todo. Como máximo el ramo puede estar una semana en la caja. El constante contacto entre el gel y el ramo daña y quema los pétalos y las flores. Una vez extraído de la caja, retirar los restos de bolitas de gel con un pincel con mucho cuidado.

Así como tenés cuidado con la elección de tus vestidos de fiesta, debés tener mucha precaución a la hora de trabajar con estos líquidos y materiales. Ya verás lo maravilloso que queda tu ramo de novia, tanto como los souvenirs de casamiento que estás preparando para tus invitados. ¡Un recuerdo precioso!