Laureano Piccini Fotografía

Sabemos que tu vestido de novia es una prenda delicada y muy especial que debe conservarse a la perfección durante todos los días que esté a la espera del sí quiero. Además, luego tendrás que sacarlo para la pre sesión de fotos o para las pruebas de maquillaje o el peinado de novia que elijas. Te contamos qué cosas son las que tenés que hacer para protegerlo como tu mayor tesoro, y que todos los que confirmaron las invitaciones de boda puedan ver el excelente resultado.

1. Tenerlo siempre colgado

Para mantenerlo colgado en buenas condiciones, lo mejor es que la percha que lo sujete sea de madera o plástico. Evita las perchas metálicas, ya que podrían mancharlo. Además, dependiendo del diseño, intentá colgarlo de las tiras que salen de las costuras en vez de la propia tela para evitar que tu vestido de novia 2019 se pueda deformar o dañar.

Victoria Cuomo

2. Guardalo en una funda de tela

Si desde que fuiste a buscar tu precioso vestido de novia con encaje todavía van a pasar unos cuantos días hasta el casamiento, entonces es conveniente que lo conserves en una funda para preservarlo del polvo y de la humedad.

3. No lo saques mil veces

Por más que te mueras de las ganas, lo mejor es mantenerlo guardado todo el tiempo que puedas antes del gran día. Y si es necesario sacarlo, asegurate primero de que tengas las manos limpias y que ni niños, mascotas o líquidos que estén cerca puedan mancharlo o estropearlo.

Studio Des Reves

4. Llevalo a un lugar especializado de planchado

Si el vestido lleva guardado unas cuantas semanas y tenés que plancharlo nuevamente, es muy importante contactar con la boutique que te lo vendió o acudir a un centro especializado para que traten los tejidos de tu vestido de novia para civil y para la iglesia tal y como se merecen.

5. Usá una bata para las prueba de peinado y maquillaje

Una vez que te hayas probado el peinado recogido con trenzas o el maquillaje para el gran día, con mucho cuidado de no mancharlo, entonces podrás probarte el vestido para que observes tu look al completo. Usá una bata para evitar que el vestido se manche o se ensucie.

Sicomoro Group

6. Sacale las etiquetas

El vestido puede venir con alguna etiqueta de fabricación. Si considerás necesario retirarla porque se puede traslucir o te puede lastimar, hacelo con cuidado o llevalo a la modista para que pueda ayudarte.

7. Protegelo del sol y de la humedad

Airearlo es una buena idea si el vestido de novia corto lleva desde el invierno guardado, pero vigilá el sol fuerte y directo sobre él porque podría dañarse el tejido o la pedrería. Lo mismo con la humedad: utilizá bolsitas o productos antihumedad en el armario.

Ou Clock

8. Cuidá la cola

Si el vestido tiene una cola muy larga, también tené cuidado de colgarla y guardarla en buenas condiciones para que no toque el suelo y se arrugue lo menos posible.

9. Evitá las rozaduras

Cuando te pruebes el vestido en casa, por mucha que sea la emoción, no des abrazos o te roces con otras personas para evitar cualquier tipo de rasgadura o mancha sobre el tejido.

Ger Bottazzini

10. ¡Disfrutalo!

Llegado el gran día, secalo del armario y ¡lucite como te merecés!

Ojalá fuese más fácil, pero el vestido es una pieza tan delicada que merece todos los cuidados y las advertencias, casi tanto como los vestidos de fiesta largos de tus amigas o damas de honor. ¿Ya elegiste el modelo o el color de los vestidos de fiesta para todas ellas? Ahora que ya sabés cómo cuidar el tuyo, contale a ellas cómo pueden cuidar los suyos.