Eduardo Larra Fotografía
Eduardo Larra Fotografía

Causas de fuerza mayor, como la crisis actual a causa del COVID-19, pueden llevarlos a tener que tomar decisiones tan tristes y complicadas como la de retrasar unos meses su paso por el altar. Pero, ¿qué pasa en estos casos con todo el dinero invertido? Respondemos sus principales inquietudes.

¿Es posible recuperar el dinero que invertimos en el casamiento?

Lo principal ante todo es tratar de mantener la calma y hablar con los proveedores contratados para llegar a una solución que resulte igual de beneficiosa para ambas partes. Sin embargo, en situaciones tan graves como la que estamos viviendo a causa del Coronavirus, en que no se puede celebrar el casamiento, aconsejamos aplazarlo en lugar de suspenderlo. De este modo, además, no necesitarán recuperar el dinero invertido ni habrá sobrecostos, ya que solo deberán encontrar una nueva fecha en la que ambas partes estén disponibles.

Damián Quaglia Fotografía
Damián Quaglia Fotografía

¿Y si es imposible encontrar una nueva fecha y tenemos que suspenderlo?

Si por causas diversas reagendar la boda no entra dentro de sus opciones en este momento, es muy importante que negocien con los principales proveedores, como el salón y el fotógrafo, por ejemplo, para ver si es posible recibir el reembolso completo en caso de que no haya habido gastos previos. Y, en caso de que los hubiera habido, como la prueba del menú o la sesión preboda, qué parte del dinero podrían recuperar. En cualquier caso, es algo que deberán hablar directamente con los profesionales que elegieron en su día.

¿Cuál es la situación en la que se están encontrando muchas parejas?

Hasta ahora la mayoría de parejas y profesionales nos han trasladado que estas incidencias se están resolviendo sin mayor problema. Y es que, en momentos de emergencia como estos, es cuando aflora la solidaridad entre las personas. Por eso les recomendamos que hablen con calma con los distintos proveedores. Seguro que pueden encontrar una solución favorable para ambas partes.

Nina Incanto Photography
Nina Incanto Photography

¿Supone un problema encontrar una nueva fecha?

En la medida de lo posible, se está intentado que el casamiento pueda celebrarse este mismo año, lo que ayudará a las parejas o no alargar demasiado una situación tan complicada como la que están viviendo estos días y a relajarse un poco más a nivel emocional por el hecho de tener ya una nueva fecha. De hecho, algunos de los enlaces previstos para marzo y abril se están aplazando para el segundo semestre del año.

¿No habrá sorpresas de última hora?

En un momento tan excepcional como el actual, prácticamente todo el mundo está respondiendo de forma positiva. El primer paso es dar prioridad sobre todo a los enlaces previstos para los próximos dos o tres meses. En estos casos, llegar a acuerdos, dejar bien estipuladas las condiciones del cambio de fecha y negociar que ello no implique ningún sobrecosto es prioritario ahora mismo. Lo importante es aclarar la situación y hacer las cosas bien y con calma. No precipitarse. Especialmente si la fecha de su “sí, quiero” será en junio o en los meses posteriores.

Gabriel Larraburu
Gabriel Larraburu

Estar tranquilos y solucionar lo antes posible todo lo relacionado con el casamiento –y con la parte económica del mismo– les permitirá sobrellevar mejor el momento y afrontar la nueva situación con resignación o, incluso, con renovada ilusión. Y es que hay parejas que afirman que al tener una nueva fecha, “se volvieron a motivar”.

Si tienen alguna duda, pueden hacerla llegar a esta dirección: help@casamientos.com.ar